Por Saumya Joseph

Al menos 10 compuestos farmacológicos diferentes que van desde tratamientos contra el cáncer hasta antipsicóticos y antihistamínicos pueden ser efectivos para evitar que el nuevo coronavirus se multiplique en el cuerpo, según un estudio multidisciplinario realizado por un equipo de científicos en Estados Unidos y Francia.[1]

Los investigadores mapearon las proteínas humanas con las que el virus interactúa dentro del cuerpo cuando infecta las células y hace copias de sí mismo; luego buscaron compuestos que pudieran bloquear esas proteínas que utiliza el virus.

El resultado mostró que 47 compuestos en cultivos celulares tuvieron el efecto deseado, al menos 10 de los cuales ya son fármacos aprobados o en estudio para diversas afecciones y podrían ser reutilizados contra COVID-19.

Los investigadores se han apresurado a desarrollar tratamientos experimentales, así como a reutilizar los fármacos existentes para tratar a pacientes con COVID-19, y las comunidades médicas depositan grandes esperanzas en remdesivir, el fármaco antiviral experimental de Gilead Sciences Inc.

En el nuevo estudio, publicado en la revista Nature, los agentes candidatos para la reutilización incluyeron ingredientes de fármacos para la alergia, como clemastina, el antipsicótico haloperidol, y el fármaco contra la malaria, hidroxicloroquina.

El fármaco contra la malaria, que ha sido repetidamente promocionado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se une a un receptor en las células humanas, que el virus necesita para infectar la célula.

El equipo también descubrió que un químico experimental, PB28, era 20 veces más potente que hidroxicloroquina para atacar al receptor y tiene mucha menos cardiotoxicidad.

También se descubrió que la hormona progesterona actúa contra el virus, lo que podría arrojar algo de luz sobre las razones por las cuales los hombres parecen ser más susceptibles al COVID-19 y con mayor frecuencia sufren complicaciones graves.

Otro compuesto con actividad antiviral fue plitidepsina, utilizada en la terapia experimental contra el cáncer Aplidin de PharmaMar, con sede en Madrid, que actualmente se prueba en ensayos COVID-19 en España.

“Algunos de éstos fármacos y compuestos son muchas veces más potentes que remdesivir, al menos en el laboratorio”, comentó el autor del estudio, Nevan Krogan, de la University of California San Francisco, en San Francisco, Estados Unidos.

Remdesivir de Gilead podría ser el fármaco más cercano a la aprobación regulatoria después de que los resultados iniciales del ensayo liberados en días recientes descubrieran que el fármaco ayudó a los pacientes a recuperarse más rápidamente.

El equipo informó que continuaría probando otros fármacos que han identificado, y que usarían los mismos métodos para estudiarlos con el fin de obtener más información.

En: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5905423