Los investigadores afirman que sus hallazgos proporcionan un modelo para una vacuna universal de segunda generación.

Las personas con niveles más altos de células T procedentes de los coronavirus que causan los resfriados comunes tienen menos probabilidades de infectarse con el SARS-CoV-2, según un nuevo estudio publicado en la revista científica Nature Communicationsy dirigidopor investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido).

Mientras que estudios anteriores han demostrado que las células T inducidas por otros coronavirus pueden reconocer el SARS-CoV-2, esta investigación examina por primera vez cómo la presencia de estas células T en el momento de la exposición al SARS-CoV-2 influye en que alguien se infecte.

Los investigadores también afirman que sus hallazgos proporcionan un modelo para una vacuna universal de segunda generación que podría prevenir la infección por las variantes actuales y futuras del SARS-CoV-2, incluida ómicron.

“La exposición al virus del SARS-CoV-2 no siempre da lugar a la infección, y hemos querido entender por qué. Hemos descubierto que los altos niveles de células T preexistentes, creadas por el organismo cuando se infecta con otros coronavirus humanos como el resfriado común,pueden proteger contra la infección con el virus del Covid-19. Aunque se trata de un descubrimiento importante, es sólo una forma de protección, y me gustaría subrayar que la mejor manera de protegerse contra el Covid-19 es estar completamente vacunado, incluyendo la dosis de refuerzo”, ha comentado la doctora Rhia Kundu, primera autora del estudio, del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones del Imperial College de Londres.

Se tomaron muestras de sangre de los 52 participantes entre 1 y 6 días después de que se expusieran al virus. Esto permitió a los investigadores analizar los niveles de células Tpreexistentes inducidas por infecciones previas de coronavirus del resfriado común que también reconocen de forma cruzada las proteínas del SARS-CoV-2.

Los investigadores descubrieron que había niveles significativamente más altos de estas células T de reacción cruzada en las 26 personas que no se infectaron, en comparación con las 26 que sí se infectaron. Estas células T se dirigieron a las proteínas internas del virus del SARS-CoV-2, en lugar de a la proteína de la espiga de la superficie del virus, para protegerse de la infección.

Las vacunas actuales no inducen una respuesta inmunitaria a estas proteínas internas. Los investigadores afirman que, junto con las eficaces vacunas contra la proteína de la espiga que ya existen, estas proteínas internas ofrecen una nueva diana vacunal que podría proporcionar una protección duradera, ya que las respuestas de las células T persisten durante más tiempo que las respuestas de los anticuerpos, que disminuyen a los pocos meses de la vacunación.

El estudio comenzó en septiembre de 2020, cuando la mayoría de las personas en Reino Unido no se habían infectado ni vacunado contra el SARS-CoV-2. Incluyó a 52 personas que vivían con alguien con una infección de SARS-CoV-2 confirmada por PCR y que, por tanto, habían estado expuestas al virus. Los participantes se sometieron a pruebas de PCR al principio y 4 y 7 días después, para determinar si habían desarrollado una infección.

“Nuestro estudio proporciona la prueba más clara hasta la fecha de que las células T inducidas por los coronavirus del resfriado común desempeñan un papel protector contra la infección por el SARS-CoV-2. Estas células T proporcionan protecciónatacando las proteínas del interior del virus, en lugar de la proteína de pico de su superficie”.

“La proteína espiga está sometida a una intensa presión inmunitaria por parte de los anticuerpos inducidos por la vacuna, lo que impulsa la evolución de los mutantes de escape de la vacuna. En cambio, las proteínas internas a las que se dirigen las células T protectoras que hemos identificado mutan mucho menos. En consecuencia, están muy conservadas entre las distintas variantes del SARS-CoV-2, incluida la ómicron. Por tanto, las nuevas vacunas que incluyan estas proteínas internas conservadas podrían inducir respuestas de células T ampliamente protectoras que deberían proteger contra las variantes actuales y futuras del SARS-CoV-2“, remacha el profesor Ajit Lalvani, autor principal del estudio.