Investigación sobre el COVID-19 en un laboratorio de Poznan, Polonia. EFE

La cantidad de interrogantes que rodean al coronavirus lleva de la mano la aparición de teorías sobre efectos y curas. Una de ellas es la que asegura que las personas que han pasado la enfermedad quedan inmunes de cara al futuro. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud lo niega.

Tras apuntar de manera permanente que no hay evidencias testadas, Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, salió al paso de una propuesta del gobierno chileno. Desde Santiago se propuso crear los primeros “patentes de inmunidad” para las personas que se hayan recuperado. Una posibilidad que también contemplan otros países como Estados Unidos.

“Los países deben ser muy prudentes en este momento, necesitamos estar muy seguros de qué pruebas son las que van a definir el estado de un individuo, y hay mucha incertidumbre alrededor de qué tipos de pruebas serían, y de su efectividad”, aseguró Ryan,

“Hay una expectativa de que la inmunidad colectiva se ha alcanzado y que la mayoría de las personas de la sociedad ya han desarrollado anticuerpos. La evidencia general indica lo contrario, entonces una prueba de inmunidad no resolvería el problema que los gobiernos intentan resolver. También hay serios problemas éticos al respecto, de usar esta técnica, que hay que abordar con mucho cuidado”, recalcó Ryan.

Para Maria Van Kerkhove, epidemióloga de la OMS, la cautela ha de ser máxima: “Hay muchas pruebas que están inundando el mercado ahora mismo, y esto es algo bueno, que se estén desarrollando. Pero tenemos que asegurarnos que sean validadas, y que lo que prometen que están midiendo, sea de verdad lo que están midiendo, así que esperamos publicar una guía que será actualizada a medida que obtengamos más información. Existe bastante confusión”.


En: https://www.marca.com/tiramillas/2020/04/19/5e9c1181268e3e95748b459b.html