Lisa Power

Varios estudios de última hora en la 23a Conferencia Internacional sobre el SIDA (AIDS 2020: Virtual) mostraron el amplio impacto de COVID-19 en los servicios y el uso de PrEP, con bloqueos y órdenes de refugio en el lugar que contribuyen a reducciones sustanciales en la actividad sexual, el número de parejas y el uso asociado de PrEP en hombres homosexuales tanto en Estados Unidos como en Australia.

Relativamente pocas personas tuvieron dificultades para acceder a la PrEP, con muchos servicios cambiando a telemedicina o servicios telefónicos, y temporalmente sin pruebas de laboratorio de rutina, mientras que estos servicios se vieron inundados por las pruebas de coronavirus. En las presentaciones de ambos países, se expresó preocupación de que podría haber un aumento en la transmisión del VIH si los países y los estados que abandonan el bloqueo no implementan planes para gestionar la reanudación oportuna de la PrEP.

El Dr. Mohamed Hammoud, del Instituto Kirby de Sydney, presentó datos de un estudio observacional existente de 940 hombres homosexuales y bisexuales, a quienes se les preguntó en abril sobre el comportamiento sexual antes y después de COVID-19. La cohorte tenía 91% de homosexuales identificados, 95.7% de cisgénero y 69% con educación universitaria.

La preocupación por COVID-19 creció de manera constante entre enero y marzo con un fuerte repunte hasta casi el 100% en abril de 2020, el mes en que Australia restringió los viajes y dijo que no podían reunirse más de dos personas. Los participantes informaron una reducción de dos tercios (65%) en el sexo con fuckbuddies (parejas recurrentes pero casuales) y una reducción del 58% en el sexo con parejas casuales. Del grupo general, casi la mitad (46%) había recibido PrEP antes del coronavirus y más de la mitad (58%) seguía usándolo.

De aquellos que informaron actividad sexual continua con fuckbuddies o conexiones casuales, uno de cada cinco (19%) lo hizo sin usar PrEP. Sin embargo, casi el 90% informó tener mucha menos actividad sexual.

De los que interrumpieron la PrEP, el 86% dio COVID-19 como una de las razones, pero solo el 17% informó que les había resultado difícil acceder a la PrEP durante este tiempo. Hammoud concluyó que COVID-19 podría ser una oportunidad para ampliar la PrEP a demanda y otras opciones de dosificación. Conjeturó que la disminución a corto plazo esperada en la transmisión del VIH podría ir seguida de un aumento a corto plazo a menos que se prepararan para responder al probable aumento de la actividad sexual después de la flexibilización de las medidas de bloqueo.

Estados Unidos

Una encuesta de usuarios de PrEP y proveedores de atención médica en los EE. UU. Presentada por Scott Brawley, de la Academia Estadounidense de Medicina del VIH, demostró temas similares de cambio de comportamiento y reducción de la absorción de PrEP, generalmente por elección en lugar de acceso restringido. La presentación mostró el impacto de las órdenes de refugio en el lugar en el acceso y uso de PrEP a fines de abril y principios de mayo, a la altura de las restricciones de movimiento en los Estados Unidos.

En total, 394 usuarios y 188 proveedores respondieron, y los usuarios mostraron patrones similares de cambio en el uso de PrEP a los del estudio australiano, aunque no se proporcionaron datos demográficos para los usuarios de PrEP de EE. UU. El 95.3% de los usuarios con PrEP diaria bajó al 61.6%, mientras que el grupo mucho más pequeño que usaba PrEP dirigida por eventos cayó del 4.7% al 2.9%.

Estas reducciones se reflejaron, nuevamente, en las reducciones informadas en las actividades de riesgo, con más de la mitad (57%) de los usuarios de PrEP que no informaron tener parejas sexuales durante el período y un tercio adicional (33%) informaron menos parejas. Alrededor del 72% informó que ya no usaba aplicaciones de conexión, mientras que el 16% las usaba menos. Aunque más de uno de cada diez reportó actividad sexual continua, algunos estados habían comenzado a levantar las órdenes de refugio en el lugar hacia el final del período de estudio, lo que podría explicar algo de esto.MUn tercio (32%) de los usuarios había detenido la PrEP por completo durante el período del informe. Las razones dadas para detenerse principalmente no estaban actualmente en riesgo (89%). Solo el 8,3% (11 personas en total) informaron que no tenían acceso a la PrEP, pero la mayoría lo había perdido no por el cierre de la clínica, sino por la pérdida de un trabajo y su seguro de salud, víctimas del sistema de EE. UU.

Los datos de los proveedores de PrEP mostraron que más del 90% restringe o cambia su práctica para reducir el contacto cara a cara. Más de dos tercios (68%) usaron la telemedicina para al menos algunas citas, para evaluar pacientes o para proporcionar una consulta en línea. Casi la mitad (43%) solo ofreció citas de telemedicina. El 60% realizaba consultas telefónicas y el 22% había limitado sus servicios. Solo el 2.6% había cerrado por completo y dejó de ofrecer PrEP de alguna manera.

La dificultad para acceder a los servicios de los laboratorios que priorizan las pruebas COVID-19 dificultó que los proveedores siguieran las pautas nacionales de PrEP. Casi las tres cuartas partes de los proveedores tuvieron que retrasar las pruebas o monitoreo de ITS recomendadas, mientras que el 15% simplemente decidió renunciar a los controles de rutina por completo al reabastecer las recetas. Casi la mitad había tratado a pacientes por sospecha de ITS sin realizar pruebas.

En mayo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades emitieron orientación para los médicos sobre la gestión de los servicios de PrEP en esta situación. En sus conclusiones, Brawley señaló la importancia de esta guía si ocurrieran más bloqueos. También observó que era probable que la telemedicina “continuara por algún tiempo”, ya que había sido un componente crítico para mantener el servicio.

Desigualdades en Boston

Una revisión del impacto de COVID-19 en los servicios de PrEP en Fenway Health, un centro de salud LGBT + en Boston, confirmó estos hallazgos pero también mostró impactos diferenciales en subpoblaciones vulnerables.

El Dr. Douglas Krakower dijo que su examen de 3520 registros de pacientes de enero a abril de 2020 mostró una interrupción severa de la atención médica preventiva, y el número de nuevos pacientes que comenzaron la PrEP se redujo en casi tres cuartos (72.1%) durante el período.

“Lapsos de recarga ocurrieron con mayor frecuencia en personas más jóvenes, personas trans y minorías étnicas”.

Reflejando y excediendo las tendencias nacionales, Fenway informó un cambio casi completo a la telemedicina. Mientras que en enero / febrero de 2020 todas las citas fueron en persona, en abril casi todas las citas (1022 vs 24) fueron por telemedicina. Del mismo modo, el número de pruebas realizadas para VIH y otras ITS disminuyó drásticamente en un 85%. Como era de esperar, esto se reflejó en una reducción del 80% en los diagnósticos positivos para ambos, pero en un aumento de las tasas de positividad para las ITS del 3,5%.

Los datos más esclarecedores fueron sobre lapsos de prescripción (donde no se completó ninguna nueva prescripción de PrEP antes de que se agotara una anterior). Las fallas aumentaron a partir de febrero y en general aumentaron en un 191%, de 143 en enero a 407 en abril. Sin embargo, estas fallas no fueron uniformes en los diferentes grupos sociales y se asociaron con la edad y el origen étnico.

Lapsos de recarga ocurrieron con mayor frecuencia en personas más jóvenes (18% de los 26 y menores en comparación con el 12.6% en los mayores) y mientras que uno de cada ocho (12.4%) estaban en personas blancas, ocurrieron con mayor frecuencia en personas negras (14.2%) Más de uno de cada cinco (21,6%) pertenecían a personas multirraciales. También fueron más frecuentes en personas de origen hispano (17%) que no hispanas (12.7% en general).

Otras disparidades descubiertas fueron un mayor impacto en las personas trans (17.7% de recetas vencidas en comparación con el 13.5% en hombres cisgénero) y una diferencia sustancial para aquellos que usan atención médica pública (casi uno de cada cinco o 19.5%) en comparación con aquellos con seguro médico privado. (12,6%).

Si bien los tres estudios mostraron que ha habido un impacto sustancial en los servicios de PrEP para los hombres homosexuales y bisexuales en general, Krakower señaló la necesidad de prestar atención a las subpoblaciones vulnerables, haciéndose eco de los hallazgos presentados en otros lugares en AIDS 2020 de disparidades cada vez más claras en el acceso y el acceso. -up de PrEP y tratamiento en algunas subpoblaciones.Referencias

Hammoud M y colab. Impacto del distanciamiento físico debido a COVID-19 en los comportamientos sexuales y el uso de profilaxis previa a la exposición al VIH (PrEP) entre hombres gay y bisexuales australianos: implicaciones para las tendencias del VIH. 23a Conferencia Internacional sobre el SIDA, resumen OACLB0103, 2020.

Brawley S y col. Impacto de las órdenes de refugio en el lugar en el acceso a la PrEP, el uso y los comportamientos de riesgo de VIH en los Estados Unidos. 23a Conferencia Internacional sobre el SIDA, resumen OADLB0101, 2020.

Krakower D y col. Impacto de COVID-19 en la atención de profilaxis previa a la exposición al VIH en un centro de salud comunitario de Boston . 23a Conferencia Internacional sobre el SIDA, resumen OACLB0104, 2020.


En: https://www.aidsmap.com/news/jul-2020/covid-19-has-had-major-impact-prep-sexual-behaviour-and-service-provision