El estudio de ONUSIDA muestra que el impacto en la producción y la logística causado por COVID-19 podría tener un efecto significativo en el suministro de terapia antirretroviral en todo el mundo, pero los pasos dados ahora podrían disminuir el daño causado

GINEBRA, 22 de junio de 2020 – Un nuevo análisis de ONUSIDA reveló los posibles impactos que la pandemia COVID-19 podría tener en los países de bajos y medianos ingresos de todo el mundo en el suministro de medicamentos antirretrovirales genéricos utilizados para tratar el VIH.

La encuesta de ONUSIDA descubrió que los bloqueos y cierres de fronteras impuestos para detener COVID-19 están afectando tanto la producción de medicamentos como su distribución, lo que podría conducir a aumentos en su costo y problemas de suministro, incluidos desabastecimientos en los próximos dos meses.

“Es vital que los países hagan planes urgentes para mitigar la posibilidad y los impactos de los costos más altos y la disponibilidad reducida de medicamentos antirretrovirales”, dijo Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA. “Pido a los países y compradores de medicamentos contra el VIH que actúen con rapidez para garantizar que todos los que están actualmente en tratamiento continúen con él, salvando vidas y deteniendo nuevas infecciones por el VIH”.

Dado que 24.5 millones de personas estaban en terapia antirretroviral a fines de junio de 2019, millones de personas podrían estar en riesgo de daño, tanto para sí mismas como para otras personas debido a un mayor riesgo de transmisión del VIH, si no pueden continuar accediendo a su tratamiento. Un ejercicio de modelación reciente estimó que una interrupción de seis meses de la terapia antirretroviral en África subsahariana por sí sola podría conducir a 500 000 muertes adicionales relacionadas con el SIDA.

La producción de medicamentos antirretrovirales se ha visto afectada por varios factores. El transporte aéreo y marítimo se está restringiendo severamente, lo que dificulta la distribución de las materias primas y otros productos, como el material de embalaje, que las compañías farmacéuticas necesitan para fabricar los medicamentos. El distanciamiento físico y los bloqueos también están restringiendo los niveles de recursos humanos disponibles en las instalaciones de fabricación. El resultado combinado de la escasez de materiales y mano de obra podría generar problemas de suministro y presión sobre los precios en los próximos meses, y se prevé que algunos de los regímenes de tratamiento de primera línea y los de los niños serán los más afectados.     

Una serie de circunstancias están conspirando para aumentar la presión sobre el costo total de los medicamentos antirretrovirales terminados. El aumento de los gastos generales y los costos de transporte, la necesidad de un suministro alternativo de materiales de partida clave e ingredientes farmacéuticos activos y las fluctuaciones monetarias causadas por el shock económico previsto se combinan para aumentar el costo de algunos regímenes antirretrovirales. Se ha estimado que un aumento del 10-25% en estos podría dar como resultado un aumento anual en el costo final de los medicamentos antirretrovirales exportados de la India solo entre US $ 100 millones y US $ 225 millones. Teniendo en cuenta que en 2018 hubo un déficit de financiación del VIH de más de US $ 7 mil millones, el mundo no puede permitirse una carga adicional sobre las inversiones en la respuesta al sida.

ONUSIDA y sus socios están trabajando para mitigar el impacto. El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria (Fondo Mundial) está proporcionando financiación inmediata de hasta US $ 1 mil millones para ayudar a los países a responder a COVID-19 y está ampliando el uso de su plataforma de adquisiciones a receptores que no son del Fondo Mundial. El Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del SIDA está promoviendo la continuidad de la atención del VIH, implementando nuevas estrategias, como la telemedicina, y permitiendo cierta flexibilidad del programa para informar los requisitos, la dotación de personal y la reasignación de fondos. La Organización Mundial de la Salud está compilando, intercambiando y analizando información sobre los servicios de VIH que se han visto afectados y está en contacto con los fabricantes de medicamentos antirretrovirales para suministros de emergencia y con los países para cambiar a productos alternativos de calidad disponibles y posibles medidas de mitigación. ONUSIDA ha estado coordinando esfuerzos para abordar los desafíos de gestión de adquisiciones y suministros de la terapia antirretroviral causada por la respuesta COVID-19.

Sin embargo, una serie de recomendaciones de política sobre la acción coordinada que deben tomar los gobiernos y proveedores para resolver estos problemas traza la forma de minimizar los impactos en las cadenas de suministro y los precios. Al administrar de manera efectiva las existencias actuales y futuras de medicamentos antirretrovirales, se puede continuar el suministro para todos los que necesitan tratamiento.

El análisis de ONUSIDA recopiló información de los ocho fabricantes genéricos de medicamentos antirretrovirales en la India que en conjunto representan más del 80% de la producción de medicamentos antirretrovirales genéricos en todo el mundo. También se encuestó a los departamentos gubernamentales de otros siete países que producen medicamentos antirretrovirales genéricos y que representan la mayor parte de la producción de medicamentos antirretrovirales genéricos en países de bajos y medianos ingresos a nivel nacional.

En: https://www.unaids.org/en/resources/presscentre/pressreleaseandstatementarchive/2020/june/20200622_availability-and-cost-of-antiretroviral-medicines