Todavía no ha golpeado con toda su fuerza a Latinoamérica y el Caribe

Pablo Hernández Mares

GUADALAJARA, MEX. La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Dra. Carissa F. Etienne, lanzó un llamado urgente a la acción antes de que la tormenta azote a la mayoría de países de Latinoamérica y el Caribe, “para protegernos a nosotros mismos, a nuestras familias y a nuestras comunidades. El costo de la inacción nunca ha sido mayor”.

En una videoconferencia de prensa el 14 de abril de 2020 en la que participó Medscape en español, la Dra. Etienne aseguró que entre las acciones a corto plazo está la necesidad de expandir la capacidad de las unidades de cuidados intensivos en la región.

La responsable de la Organización Panamericana de la Salud dio a conocer que el 14 de abril se celebró una reunión virtual sobre la prestación y gestión de cuidados intensivos para COVID-19, donde los ministerios de Salud de los estados miembros “tuvieron la oportunidad de aprender de primera mano de expertos de China, España y otros países que han enfrentado la pandemia. Estamos construyendo sobre la base de nuestra red iberoamericana para apoyar la respuesta a la COVID-19 en la región, y continuaremos haciéndolo”.

Por otra parte, entre las acciones a largo plazo que sugirió la Organización Panamericana de la Salud destaca la necesidad de garantizar que los fármacos y las vacunas que se están desarrollando actualmente sean accesibles para todas las personas de la región, especialmente en las comunidades más vulnerables.

En este sentido, la Dra. Etienne felicitó al presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, por su propuesta de que la Organización Mundial de la Salud establezca un pool de patentes, un mecanismo para garantizar el acceso equitativo a los suministros médicos críticos que permitirán luchar contra esta y futuras pandemias.

La implementación de medidas necesarias para detener la COVID-19, como el distanciamiento social, “puede ser disruptiva, pero si no lo hacemos se corre el riesgo de prolongar esta crisis. Interrumpir el distanciamiento social recomendado demasiado temprano podría tener el efecto contrario, conduciendo a una segunda ola de casos de COVID-19, extendiendo el sufrimiento y la incertidumbre socioeconómica a largo plazo en la región de las Américas”, advirtió la Dra. Etienne, insistiendo en que cualquier intento de transición hacia medidas más flexibles después de un periodo de distanciamiento social debe tomarse con extrema cautela.

La actividad económica solo regresará “cuando las personas se sientan seguras de que sus gobiernos están haciendo todo lo posible para protegerlas a ellas y a sus seres queridos. Exhorto a los líderes de nuestra región a que se ganen esta confianza siendo rigurosos, basados en la evidencia, y transparentes en la lucha contra esta pandemia”, expresó la Dra. Etienne en las palabras introductorias de la sesión informativa.  

Más pruebas de diagnóstico para la región

La directora de la Organización Panamericana de la Salud informó que hasta el 13 de abril en las Américas se han reportado 610.744 casos confirmados de COVID-19 y 23.753 personas han perdido la vida. “Estamos viendo un aumento significativo en el número de casos y muertes en la región. Pero sabemos que el cuadro no está completo: existe una necesidad urgente de que los países aceleren y amplíen las pruebas de diagnóstico para tener una comprensión más precisa de la pandemia”, explicó la especialista.

La organización destaca la importancia de las pruebas, así como su aplicación, como claves para la respuesta de la pandemia de COVID-19 en las Américas. Asimismo, el Dr. Sylvain Aldighieri, director adjunto de emergencias y gerente de incidente para COVID-19 de la organización, informó que desde finales de enero la organización ha suministrado más de 500.000 pruebas de reacción en cadena de la polimerasa a 36 países de la región y la próxima semana enviará 1,5 millones de pruebas a los países. Además, antes de finalizar abril se enviarán más de tres millones de pruebas y reactivos para fortalecer la red de vigilancia de los laboratorios de los estados miembros.

El Dr. Aldighieri destacó que es importante que los países planifiquen la ampliación de su red a través de nuevas máquinas y máquinas existentes en los hospitales y las clínicas; los países pueden acceder a los reactivos a través del fondo estratégico de la Organización Panamericana de la Salud, que trabaja estrechamente con los productores a través de su fondo estratégico para ampliar las opciones de los países.

De acuerdo con el Dr. Aldighieri, desde el 15 de enero se publicó un protocolo de laboratorio para las pruebas del nuevo coronavirus y la Organización Panamericana de la Salud comenzó la adquisición de reactivos y todos los controles necesarios, capacitó y equipó a 29 laboratorios de salud pública nacional de la región. “Desde entonces estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance, dado el complejo mercado del momento, para proporcionar a los laboratorios nacionales los reactivos tan críticos para el monitoreo de la pandemia y las pruebas a los pacientes”.

“De manera regular entregamos pruebas moleculares y ya hemos hecho el quinto envío; también estamos facilitando y comprando en el mercado internacional enzimas y equipos de extracción de ARN para los países de la región; nuestro trabajo no se limita a la compra, y en cuanto a la selección de los insumos, cada entrega está seguida por un grupo de virólogos de la Organización Panamericana de la Salud, de manera remota, a través de videoconferencias, para asegurar el funcionamiento adecuado de esas pruebas; cada laboratorio tiene acceso 7 días de la semana a un grupo de virólogos de la organización para reorientar, recalibrar y asegurar la mayor calidad a su trabajo de confirmación e investigación”, finalizó el Dr. Aldighieri.
En: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5905301?src=mkm_latmkt_200418_mscmrk_escoronavirus_nl&uac=262540HT&impID=2349762&faf=1#vp_1