Por Nina Cosdón

Incluso una infección leve de COVID-19 puede cambiar el cerebro. Las personas infectadas tuvieron una mayor reducción en el volumen cerebral y se desempeñaron peor en las pruebas cognitivas que aquellas que no contrajeron COVID-19.

Si bien la gran mayoría de las personas que contraen COVID-19 se recuperan, un nuevo estudio encuentra que incluso una infección leve puede dañar el cerebro.

El estudio, publicado en Nature , examinó los efectos neurológicos a largo plazo de la infección por COVID-19. Los investigadores notaron que se sintieron motivados a hacerlo como resultado de la alteración constante en el olfato y el gusto en pacientes con COVID-19 . Este estudio longitudinal de imágenes cerebrales fue el primero en escanear pacientes antes de que alguno hubiera contraído COVID-19.

Los investigadores exploraron los cambios cerebrales en 785 participantes de Biobank en el Reino Unido. Los participantes tenían entre 51 y 81 años de edad y fueron escaneados dos veces, con un promedio de 3 años entre escaneos. La inscripción cerró el 31 de mayo de 2021, lo que significa que todos los pacientes que dieron positivo por COVID-19 contrajeron la variante Alpha.

En particular, 401 participantes dieron positivo para COVID-19 entre su primer y segundo escáner cerebral, lo que reduce el riesgo de que los investigadores interpreten condiciones preexistentes como anomalías cerebrales inducidas por COVID-19. Hubo 384 participantes en el grupo de control, y las cohortes se emparejaron por edad, sexo, etnia y tiempo entre sus 2 exploraciones.

Los investigadores buscaron efectos longitudinales al comparar el grupo que había contraído COVID-19 con el grupo que no lo había hecho. Identificaron diferencias que incluyen: “una mayor reducción en el grosor de la materia gris y el contraste tisular en la corteza orbitofrontal y la circunvolución parahipocampal, mayores cambios en los marcadores de daño tisular en regiones conectadas funcionalmente a la corteza olfativa primaria, y mayor reducción en el tamaño global del cerebro.”

En resumen, el virus afectó significativamente al sistema nervioso central. Los datos de imágenes cerebrales multimodales revelaron daños en el cerebro relacionados con COVID-19, incluida una mayor atrofia y un mayor daño tisular en áreas corticales directamente unidas a la corteza olfativa primaria. Además, hubo disminuciones en las mediciones globales del volumen del cerebro y del líquido cefalorraquídeo.

En general, las personas infectadas con COVID-19 tuvieron una mayor reducción en el volumen cerebral y se desempeñaron peor en las pruebas cognitivas. La infección por COVID-19 podría hacer que la región del cerebro vinculada al olfato se encoja, con una disminución de tamaño comparable a un año de envejecimiento natural. La mayor atrofia en los pacientes positivos para COVID-19 se localizó principalmente en las regiones límbicas, pero el aumento del líquido cefalorraquídeo y la disminución del volumen cerebral indican que puede haber una pérdida adicional de materia gris.

Los 15 pacientes con COVID-19 más gravemente enfermos y hospitalizados tuvieron los cambios cerebrales más marcados. Los pacientes mayores también tuvieron cambios más severos que los participantes más jóvenes. Sin embargo, incluso una infección leve en una persona sana puede cambiar irremediablemente el cerebro.

La percepción estrecha de COVID-19 como una infección respiratoria que causa principalmente infecciones leves pasa por alto los efectos neurológicos a largo plazo. Debido al tiempo relativamente corto que hemos vivido con el COVID-19, no podemos conocer los efectos completos del “ COVID prolongado ”. Los investigadores concluyeron: “Queda por investigar con un seguimiento adicional si este impacto nocivo se puede revertir parcialmente o si estos efectos persistirán a largo plazo”.