Por Keith Alcom

Las personas negras con VIH estan significativamente más propensas a ser admitidas en un importante hospital de Londres con COVID-19 que otras personas con VIH, mientras que en Madrid, los investigadores descubrieron que COVID-19 se diagnosticaba con más frecuencia en personas con VIH que tenían afecciones subyacentes.

Los hallazgos, publicados en Clinical Infectious Diseases and Lancet HIV , son los primeros de los estudios que analizan los factores de riesgo para COVID-19 en cohortes de personas que viven con VIH. Proporcionan las primeras comparaciones de personas que viven con VIH que han necesitado, o no, tratamiento para COVID-19.

El estudio de Londres encontró que las personas con recuentos bajos de CD4 tenían más probabilidades de ser ingresadas en el hospital con COVID-19, pero el estudio español no encontró esa relación.

El King’s College Hospital en el sur de Londres sirve a uno de los distritos con mayor diversidad étnica en Europa y más de la mitad de su grupo de clínicas de VIH es de origen étnico negro. Los médicos informaron sobre los resultados de COVID-19 en personas que viven con VIH ingresadas en el hospital con COVID-19 confirmado por la prueba de ARN del SARS-CoV2 y observaron los factores de riesgo de resultados graves, comparando pacientes hospitalizados con toda la cohorte de VIH de King’s College (n = 2699 )

La cohorte de VIH de King’s College es 61% masculina, 58% negra, con una mediana de edad de 49 años.

Hasta la fecha, dieciocho personas que viven con el VIH de la cohorte han ingresado en el hospital con COVID-19, todos menos uno negro y dos tercios varones (12 de 18)

Siete de 18 tuvieron resultados graves (muerte, ventilación mecánica o unidad de tratamiento intensivo), incluidos cinco que murieron. No hubo diferencias significativas entre los pacientes hospitalizados con resultados graves y no graves.

De los ingresados ​​en el hospital, el 56% eran obesos, el 33% tenían hipertensión y el 28% tenían enfermedad renal crónica. La enfermedad renal crónica, la obesidad y la diabetes fueron más comunes en aquellos con resultados graves, pero no en la hipertensión, en comparación con los casos no graves. Sin embargo, la significación estadística no se evaluó para las diferencias entre los casos graves y no graves.

Cinco personas sufrieron lesión renal aguda durante la hospitalización, todas en el grupo de pacientes con resultados graves.

Entre las personas que viven con el VIH, la raza negra y un recuento de CD4 más bajo antes de la admisión al hospital COVID-19 fueron los únicos factores significativamente asociados con un mayor riesgo de hospitalización. (El estudio no comparó la prevalencia de afecciones subyacentes como la hipertensión o la diabetes entre personas con COVID-19 y la cohorte de VIH completa).

Los negros tenían 12 veces más probabilidades de ser hospitalizados que otros grupos étnicos (odds ratio 12.22 [IC 95% 1.62 – 92.00], p = 0.015), aunque el número de pacientes en este estudio significa que los intervalos de confianza en esta estimación son muy amplio. Varios estudios en el Reino Unido han reportado una tasa de mortalidad COVID-19 más alta en poblaciones no blancas, como para la influenza H1N1 en 2009/10. La privación socioeconómica, el mayor riesgo de exposición ocupacional y una mayor prevalencia de afecciones subyacentes se han propuesto como explicaciones de la mayor tasa de mortalidad. Se necesita un análisis adicional de cohortes más grandes para aclarar si las personas negras con VIH tienen un mayor riesgo de COVID-19 que otras personas negras y otras personas con VIH.

La mediana del recuento de CD4 de pacientes hospitalizados fue de 395 en comparación con 573 en toda la cohorte de pacientes ambulatorios (p = 0,03).

También hubo una tendencia hacia el uso más frecuente de un inhibidor de la proteasa (específicamente, darunavir potenciado) en los regímenes de VIH de personas diagnosticadas con COVID-19 (61% vs 39%, p = 0.067), aunque esta tendencia no fue estadísticamente significativa.

Madrid: mayor riesgo de COVID-19 para personas con comorbilidades

Los médicos del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, informaron sobre los ingresos hospitalarios por COVID-19 entre las personas que viven con el VIH. El hospital brinda atención regular a 2873 personas con VIH y hay datos actualizados sobre 1339 pacientes.

Cincuenta y una personas con VIH fueron diagnosticadas con COVID-19 en el hospital o en los centros de salud locales y notificadas a la clínica de VIH, hasta el 30 de abril de 2020. La mayoría eran hombres, con una edad media de 53 años, que estaban bien en el tratamiento del VIH .

Treinta y cinco de 51 casos fueron confirmados por pruebas virológicas, el resto fueron diagnosticados por síntomas y radiografías de tórax. Veintiocho de 51 casos fueron ingresados ​​en el hospital y 13 se definieron como casos graves. Seis de los 28 pacientes ingresados ​​en el hospital se enfermaron gravemente y requirieron ingreso en la unidad de cuidados intensivos, y de estos, dos murieron. Al 30 de abril, 44 se habían recuperado, cinco permanecían en el hospital y dos habían muerto.

Los casos graves de COVID-19 tuvieron recuentos de linfocitos totales significativamente más bajos, pero no hubo diferencias en el recuento reciente de CD4 entre los casos graves y leves / moderados. La única característica que difería entre los casos graves y leves / moderados fue el historial de tabaquismo; los casos severos fueron significativamente más propensos a ser fumadores actuales o pasados ​​(92% vs 58%, p = 0.038).

“Los únicos factores asociados con un mayor riesgo de diagnóstico de COVID-19 fueron el índice de masa corporal, las comorbilidades y el tratamiento con tenofovir”.

Entre los casos graves, dos tenían recuentos recientes de CD4 por debajo de 200, y los autores del estudio señalan que los recuentos bajos de CD4 en la cohorte se correlacionaron con las medidas de laboratorio de gravedad de COVID-19 (recuentos bajos de linfocitos y plaquetas, niveles más altos de interleucina-6, aunque los marcadores inflamatorios se midieron solo en casos graves.

La cohorte de Madrid no encontró ninguna diferencia en el diagnóstico de COVID-19 según el origen étnico entre las personas que viven con VIH que reciben atención en la clínica de VIH del hospital (el 90% de la cohorte son blancos y 8% latinoamericanos). Los únicos factores asociados con un mayor riesgo de diagnóstico de COVID-19 fueron el índice de masa corporal, las comorbilidades y el tratamiento con tenofovir.

Las personas con VIH diagnosticadas con COVID-19 eran significativamente más propensas a tener sobrepeso (IMC de 25 o superior) (53% frente a 24%, p = 0.024) en comparación con otros en la cohorte de VIH del hospital.

Las condiciones de salud subyacentes presentes en las personas con VIH diagnosticadas con COVID-19 no diferían de las reportadas en la población en general, excepto por la enfermedad hepática crónica. El 63% de los diagnosticados tenían al menos una comorbilidad en comparación con el 38% de las personas con VIH sin COVID-19 (p = 0,00059). La hipertensión (35% frente a 8%, p <0,0001), diabetes (14% frente a 3%, p = 0,0011) y enfermedad renal crónica (12% frente a 1%, p = 0,00014) tenían muchas más probabilidades de estar presentes en personas diagnosticadas con COVID-19 en comparación con otras personas con VIH. La enfermedad hepática crónica también fue algo más común en personas con COVID-19 (47% frente a 33%, p = 0.034).

Las personas con VIH diagnosticadas con COVID-19 tenían significativamente más probabilidades de tomar tenofovir antes de la admisión que otras personas con VIH (73% frente a 38%, p = 0.0036). Los autores del estudio dicen que el número de personas estudiadas es demasiado pequeño para sacar conclusiones al respecto.

Orientación experta

La guía reciente de grupos médicos europeos sobre el VIH, incluida la Asociación Británica del VIH, enfatiza que “casi la mitad de las personas que viven con el VIH en Europa son mayores de 50 años y los problemas médicos crónicos, incluidas las enfermedades pulmonares crónicas y cardiovasculares, son más comunes en las personas que viven con el VIH. “

La guía también señala que el VIH no afectó negativamente la supervivencia en una cohorte del Reino Unido de 16.749 pacientes hospitalizados con COVID-19 en la que aproximadamente el 1% de la cohorte eran VIH positivos.

Referencias

Childs K y colab. Pacientes hospitalizados con COVID-19 y VIH: una serie de casos . Enfermedades infecciosas clínicas, en línea antes de la impresión, 27 de mayo de 2020.

Vizcarra P y colab. Descripción de COVID-19 en individuos infectados por VIH: una cohorte prospectiva de un solo centro . Lancet HIV, en línea antes de la impresión, 28 de mayo de 2020.