El editor jefe de The Lancet propone analizar al virus desde un enfoque biológico y social

Actualmente en España y en algunos países europeos se están fortaleciendo nuevamente las medidas para evitar la propagación del coronavirus. Esta estrategia es, sin embargo, ‘estrecha’ para la opinión de Richard Horton, editor jefe de la revista científica The Lancet, quien propone en una editorial el concepto de ‘sindemia’ para analizar y enfrentar al coronavirus desde un enfoque biológico y social. 

“La noción del concepto ‘sindemia’ fue concebida por primera vez por Merrill Singer, un antropólogo médico estadounidense, quien argumentó que un enfoque ‘sindémico’ revela interacciones biológicas y sociales que son importantes para el pronóstico, el tratamiento y la política de salud”, explica Horton.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, señala que una pandemia es únicamente una propagación mundial de una nueva enfermedad.

En esta perspectiva, el editor de The Lancet, asegura que “el Covid-19 no es una pandemia. Es una ‘sindemia'” ya que hay que analizar y enfrentar al virus desde un enfoque biológico y social. 

Diferencias entre sindemia y pandemia de coronavirus

Horton enfatiza que la consecuencia más importante de ver al Covid-19 como una ‘sindemia’ es “subrayar sus orígenes sociales”. No importa cuán efectivo sea un tratamiento o una vacuna protectora, la búsqueda de una solución puramente biomédica para Covid-19 fracasará.

Ver al virus como una ‘sindemia’ invitará a una visión más amplia, que abarque la educación, el empleo, la vivienda, la alimentación y el medio ambiente. Ver al Covid-19 solo como una pandemia excluye un prospecto tan amplio pero necesario. 

Horton señala que existen dos categorías de enfermedades: el virusSARS-CoV-2, que provoca el Covid-19 y una serie de enfermedades no transmisibles. Ambas categorías se enmarcan en un contexto de inequidad social que hace que los efectos de estas enfermedades sean más crónicas.   

“Limitar el daño causado por el SARS-CoV-2 exigirá mucha más atención a las enfermedades no transmisibles y la desigualdad socioeconómica de lo que se ha admitido hasta ahora. En el caso del Covid-19, atacar las enfermedades no transmisibles será un requisito previo para una contención exitosa”, agrega la editorial.

En este contexto, Horton comenta que para entender el Covid-19 también hay que abordar la hipertensión, la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas y el cáncer. “Prestar mayor atención a las enfermedades no transmisibles no es una agenda solo para las naciones más ricas. Estas enfermedades también son una causa desatendida de mala salud en los países más pobres”.