Por Barbara Jungwirth,Myles Helfand

Hace una década, el departamento de salud de la ciudad de Nueva York lanzó una campaña de prevención del VIH titulada “Nunca es solo VIH”. En una serie de anuncios de televisión y metro, la campaña tenía como objetivo aumentar el uso de condones al representar, a veces gráficamente, las complicaciones que las personas que viven con el VIH (PLWH) tienen un riesgo particular de desarrollar con el tiempo. La campaña fue profundamente controvertida: muchos defensores la vieron como provocadora de miedo y estigmatizante , mientras que otros la vieron como honesta y necesaria en medio de la creciente incidencia del VIH dentro de la ciudad entre los hombres que tienen sexo con hombres.

Independientemente de cómo se sienta acerca de un enfoque de educación sobre el VIH basado en el miedo, la realidad subyacente detrás de la campaña sigue siendo cierta una década después: las personas que viven con el VIH tienen mayores probabilidades que la población general de desarrollar una serie de comorbilidades, y todavía nos esforzamos para determinar con precisión por qué es así y cómo podemos intervenir mejor para mejorar la salud de nuestros pacientes y clientes.

Esta semana, analizamos un puñado de manuscritos de revistas recientemente publicados que exploran diferentes facetas de este problema persistente:

Los casos modernos de sarcoma de Kaposi en personas que reciben tratamiento antirretroviral (ART) pueden deberse a una nueva forma del virus del herpes, plantean los investigadores.

Aumento del sarcoma de Kaposi en PLWH tratadas con ART

Aunque no es tan frecuente como al principio de la epidemia, el sarcoma de Kaposi está regresando entre las PLWH en tratamiento, observaron investigadores canadienses en un punto de vista publicado en AIDS .

Desde 2003, han surgido informes de SK entre PLWH en TAR con cargas virales indetectables sostenidas y sin antecedentes de infecciones oportunistas previas. El resurgimiento de este cáncer puede estar relacionado con una baja proporción de CD4 / CD8 como resultado de la activación inmune persistente, especulan los autores. Señalan que un estudio de cohorte prospectivo en curso que están llevando a cabo en Montreal ha encontrado una asociación entre un recuento más alto de CD8 (y una relación CD4 / CD8 más baja resultante) y la probabilidad de desarrollar SK.

Una relación CD4 / CD8 más baja también se asocia con enfermedades relacionadas con el envejecimiento, que se han observado en PLWH antes que en la población general, afirman los autores. Por lo tanto, el SK puede ser una enfermedad de la vejez que ahora aparece antes entre las PVVS a medida que envejecen. También pueden influir las nuevas variantes genéticas del HHV-8, el virus que causa el Kaposi, una sinergia viral a largo plazo entre este virus del herpes y el VIH, u otros factores.

Con tantas incógnitas, los autores del punto de vista pidieron grandes cohortes internacionales de PVVS que viven con y sin KS, así como personas VIH negativas que viven con KS. “Sospechamos fuertemente que el SK en las PVVIH tratadas con ART constituye una forma novedosa de la enfermedad que está surgiendo y necesita más investigación”.

El tratamiento térmico puede ayudar a las mujeres a eliminar el VPH

El VPH que puede causar verrugas genitales y displasia, y en última instancia cáncer de cuello uterino, podría eliminarse mediante tratamiento térmico, informaron investigadores chinos en Clinical Infectious Diseases .

El VPH y el cáncer de cuello uterino son más comunes entre las mujeres que viven con el VIH que entre las mujeres de la población general. En la provincia de Liaoning de la República Popular China, donde se realizó este estudio, la prevalencia del VPH en la población general es del 10%.

En el estudio participaron 53 mujeres que dieron positivo en las variantes del VPH que conllevan un alto riesgo de cáncer de cuello uterino. Fueron asignados aleatoriamente 1: 1 para recibir calor o un tratamiento simulado. Ambos involucraron calor aplicado directamente al cuello uterino a través de un dispositivo insertado vaginalmente durante 30 minutos / día durante tres días, más dos sesiones adicionales de siete a 13 días después. En el brazo de tratamiento, se aplicó calor a 44 grados Celsius, en comparación con 37 grados Celsius en el brazo de control (tratamiento simulado).

Tres meses después, las variantes de VPH de interés habían desaparecido en el 85% de las 27 mujeres en el brazo de tratamiento en comparación con el 50% de las 26 mujeres en el brazo de control. No se informaron eventos adversos significativos.

Las recomendaciones actuales exigen un enfoque de observación y espera para el VPH, si no hay anomalías citológicas. Sin embargo, muchas mujeres prefieren el tratamiento inmediato para evitar repetidas citas de seguimiento y por temor a transmitir el virus a sus parejas sexuales. El nuevo método de calor podría proporcionar una forma segura y eficaz de lograr esto.

Los autores del estudio solicitaron estudios prospectivos a gran escala para confirmar los resultados de su ensayo de prueba de concepto.

función del cerebro

Nuevo marco propuesto para diagnosticar HAND ( desorden neurocognitivo asociado al VIH)

Un bajo rendimiento en las pruebas cognitivas no siempre significa que una PLWH tiene un trastorno neurocognitivo asociado al VIH, argumentaron los investigadores en Clinical Infectious Diseases . En cambio, propusieron un nuevo marco de evaluación que incorpora una serie de variables más allá de las pruebas cognitivas.

La mayoría del 20% -60% de las PLWH en todo el mundo que cumplen con los criterios HAND actuales son diagnosticadas con deterioro neurocognitivo asintomático. Si bien HAND es un problema real para las PLWH, especialmente en áreas sin ART universal, las habilidades cognitivas se ejecutan en un continuo y están influenciadas por una variedad de factores más allá del rendimiento de las pruebas, anotaron los autores.

El novedoso marco propuesto por los autores incorpora la patología cerebral del VIH, las comorbilidades y el estilo de vida y factores socioeducativos para explicar la naturaleza multifactorial de la neurocognición. Pidieron combinar una historia clínica de síntomas cognitivos y la trayectoria de un posible deterioro, rendimiento en pruebas cognitivas y patología cerebral. La patología cerebral debe definirse por separado del rendimiento de la prueba, instaron, y un rendimiento bajo en tales pruebas no debe llamarse deterioro cognitivo si no hay síntomas.

Para superar las limitaciones de depender de los síntomas autoinformados, los autores del estudio recomendaron pedir cuentas de los observadores, pero admitieron que esto puede ser difícil si las PLWH no revelan su estado a familiares y amigos.

Los autores también señalaron que en entornos de bajos recursos, las neuroimágenes para la patología cerebral pueden no estar disponibles, lo que requiere una jerarquía de diagnóstico posible / probable / definitiva basada en los síntomas y la exclusión de otras enfermedades.

“Esperamos que este marco conduzca al desarrollo de nuevos criterios de consenso para clasificar el deterioro cognitivo en [PLWH], apropiado para la era moderna del TAR eficaz y generalizado”, concluyeron los autores del estudio.

Tasa de diabetes entre PLWH en Texas más alta que el promedio nacional

En Texas, una de cada seis PLWH tiene diabetes mellitus tipo 2, según datos transversales del Proyecto de Monitoreo Médico del estado reportados en AIDS Care .

El nueve por ciento de la población general de EE. UU. Tiene diabetes, que es un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. Ambas enfermedades afectan de manera desproporcionada al sur de los Estados Unidos; Tanto es así que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. han denominado a un tramo de condados desde Texas hasta Pensilvania el “cinturón de la diabetes”.

El estudio actual analizó datos sobre 989 PLWH en Texas entre 2015 y 2017. Setenta y dos por ciento de los participantes eran hombres, 68% ≥ 40 años, 31% tenían sobrepeso y 28% eran obesos.

La edad y el índice de masa corporal predijeron significativamente la probabilidad de diabetes tipo 2. La duración desde el diagnóstico del VIH también se asoció con la diabetes, pero no otros factores relacionados con el VIH. La diabetes fue más común entre los participantes con menos de una educación secundaria (20% en ese grupo tenía diabetes) que aquellos con más de la escuela secundaria (14% en ese grupo), y entre las personas que dependían solo de un seguro público en comparación con aquellos con un seguro privado. seguros (20% y 12%, respectivamente).

La prevalencia general de diabetes del 15% en este estudio es más alta que en las cohortes nacionales de EE. UU., Como MACS y D: A: D, probablemente debido a diferentes características demográficas, escribieron los autores.

Los autores del estudio pidieron una investigación longitudinal sobre el riesgo de diabetes a largo plazo y su impacto en la mortalidad entre las PLWH. También recomendaron que los proveedores de atención del VIH examinen los factores que pueden predisponer a sus pacientes a enfermedades crónicas, como la diabetes, y que las clínicas de VIH promuevan estilos de vida saludables, incluida la educación nutricional y un énfasis en la actividad física.