Por Barbara Jungwirth y Myles Helfand

Durante los primeros meses de la pandemia de COVID-19, la comunidad del VIH estaba paralizada por una pregunta central: ¿El VIH aumenta el riesgo de infección por COVID-19 o la gravedad de la enfermedad?

Los datos en ese frente, en su mayor parte, han sido tranquilizadores: no hay un patrón de evidencia que sugiera que el VIH empeore el riesgo o los resultados de COVID-19, particularmente entre las personas que reciben tratamiento antirretroviral con una carga viral suprimida. 

telesalud

Es posible que se esté produciendo un fuerte aumento en las tasas de VIH sin supresión en la era de COVID

Durante la pandemia de COVID-19, las personas que viven con el VIH (PLWH) que suelen recibir atención en una clínica de red de seguridad han experimentado graves desafíos para mantener la supresión viral, informaron los investigadores en AIDS .

Ward 86, una gran clínica de VIH en San Francisco, California, se trasladó inmediatamente a telesalud cuando se anunció la orden de cuarentena a principios de este año. Las visitas a la clínica se realizaron por teléfono y las pruebas de carga viral se programaron como visitas rápidas al laboratorio.

La proporción de clientes que no se presentaron a las citas programadas no cambió apreciablemente entre las visitas telefónicas en persona antes del cierre y después del cierre. Sin embargo, las probabilidades de no ser reprimido viralmente aumentaron un 31% después del cierre por COVID de la ciudad . Esto puede deberse en parte a la falta de disponibilidad de los servicios de apoyo social que normalmente se brindan en la clínica, plantearon la hipótesis de los autores.

Las tasas de supresión viral cayeron aún más entre las personas que experimentaron la falta de vivienda y el impacto económico del aislamiento pueden haber causado que se prioricen necesidades de supervivencia más urgentes sobre la atención del VIH, sugirieron los autores del estudio.

“La telemedicina puede facilitar la retención en la atención en el contexto del refugio en el lugar para quienes no tienen una brecha digital, pero es poco probable que compense la pérdida de servicios sociales basados ​​en clínicas y apoyo para [PLWH] con vulnerabilidades”.

virus en sangre

Repliclones: Nueva causa potencial descubierta para la carga viral del VIH no suprimida

Un fenómeno denominado “repliclones” puede ayudar a explicar las cargas virales no suprimidas en PLWH que toman sus medicamentos y cuyo virus no es resistente a su régimen de medicamentos actual, encontró un pequeño estudio publicado en The Journal of Clinical Investigation .

Los investigadores secuenciaron el VIH de ocho personas que habían sido previamente suprimidas viralmente, eran adherentes a sus medicamentos contra el VIH y no eran resistentes a su régimen antirretroviral actual. Encontraron secuencias de ARN viral idénticas que no cambiaron con el tiempo en el plasma de cada participante, una indicación de que se trataba de clones de células infectadas con VIH-1 , en lugar de propagación del virus entre las células (lo que habría dado lugar a algunas mutaciones). En la mitad de las muestras, el virus pudo reproducirse.

Los grupos de clones eran bastante grandes (50 millones a 350 millones de células), pero aún constituían una pequeña fracción de células infectadas.

Este descubrimiento plantea algunas preguntas, como: ¿Cómo y por qué se desarrollan estos repliclones? ¿Cuántas personas están afectadas? ¿Qué significa esto para la atención del VIH?

Sin embargo, una cosa está clara: si los repliclones son la causa subyacente de la falta de supresión viral de una persona, cambiar el régimen de medicamentos de esa persona o brindar asesoramiento adicional sobre la adherencia no tendrá ningún efecto. Esto significa que los pacientes que son virémicos a pesar de la adherencia al tratamiento antirretroviral y sin mutaciones de resistencia requerirían un monitoreo cercano en lugar de cambiar su régimen, aconsejó el autor del estudio , John Mellors, MD, en un comunicado de prensa.

Los hallazgos también podrían complicar la investigación sobre la cura del VIH, ya que estos conjuntos de células clonadas pueden representar un reservorio viral que antes no se apreciaba y que debe abordarse para que funcione una estrategia de “choque y muerte”.

prueba rápida del VIH

Beneficios de las pruebas rápidas del VIH / VHC frente a las pruebas de laboratorio en el punto de atención

Proporcionar pruebas rápidas de VIH y hepatitis C (VHC) en el punto de atención de una persona (por ejemplo, un centro de desintoxicación de drogas) es una forma mucho más confiable de garantizar que las personas realmente reciban sus resultados que enviar muestras a un laboratorio, según un estudio publicado en Se mostró el Journal of Infectious Diseases . Si bien los resultados pueden parecer intuitivos, surgen en medio de la realidad de que aproximadamente la mitad de los sitios del departamento de salud estatal de EE. UU. Utilizan pruebas de laboratorio (que pueden detectar infecciones agudas) en lugar de pruebas rápidas (que no pueden).

Doscientas personas en un centro de desintoxicación de drogas / alcohol en Boston fueron aleatorizadas para recibir pruebas rápidas (n = 98) o de laboratorio (n = 102). El noventa y seis por ciento de los participantes en el brazo de prueba rápida recibió sus resultados en comparación con el 42% en el brazo de laboratorio]. En general, el 0,5% recibió un nuevo diagnóstico de VIH y el 48% fueron seropositivos para el VHC.

El estudio también destacó problemas más adelante en la continuidad de la atención: una vez notificados, solo el 6% de los participantes que dieron positivo en la prueba fueron vinculados a la atención dentro de los cuatro meses. Las visitas al departamento de emergencias después de salir del centro de desintoxicación habrían sido una oportunidad de vinculación con la atención si los resultados de las pruebas del centro hubieran estado disponibles para el servicio de urgencias, anotaron los autores del estudio.

Esta tasa de seguimiento ya baja probablemente ha empeorado a raíz del COVID-19, señaló un comunicado de prensa. “Esperamos que estos hallazgos alienten cambios en las prácticas y políticas de pruebas del VIH y el VHC locales y nacionales en entornos no hospitalarios que atienden a poblaciones en riesgo durante la epidemia de opioides”, afirmó la autora del estudio, Sabrina Assoumou, MD, MPH, en la liberación.

tapa del frasco de pastillas

En la era actual del tratamiento del VIH, cuándo empezar importa más que con qué empezar

No importa qué régimen antirretroviral moderno comiencen a tomar las personas que viven con el VIH, siempre que comiencen el tratamiento poco después de la seroconversión, encontró un estudio de cohorte retrospectivo publicado en AIDS.

Los investigadores compararon la eficacia a tres años de los regímenes basados ​​en inhibidores de proteasa (n = 28), basados ​​en inhibidores de la integrasa (n = 87) y regímenes basados ​​en inhibidores de transcriptasa inversa no nucleósidos (n = 22) iniciados durante la fase aguda o temprana del VIH. . En general, el 96% de los participantes fueron suprimidos viralmente después de un año y el 99% después de tres años. Las tasas de supresión viral uno y tres años después fueron comparables entre los brazos , al igual que la reconstitución de células CD4. El inicio del tratamiento antirretroviral en una etapa de Fiebig más temprana (que se usa para medir la progresión de la enfermedad del VIH) se asoció con una tasa más alta de personas que tienen un recuento de células CD4 superior a 900 células / µL.

Los hallazgos son especialmente importantes para entornos con recursos limitados, donde los regímenes basados ​​en NNRTI siguen siendo un tratamiento de primera línea común, anotaron los autores del estudio. Los resultados muestran que este tratamiento antirretroviral más antiguo es tan eficaz como los INSTI más nuevos, aunque señalaron que los INSTI generalmente se toleraron mejor que los IP o los NNRTI.

Las limitaciones del estudio incluyeron el pequeño número de participantes y el hecho de que se incluyeron pocas mujeres en el estudio.