Por Alistair Smout

LONDRES, GBR. Las personas completamente vacunadas tienen entre 50% y 60% menos riesgo de infección por la variante delta del SARS-CoV-2, incluidas aquellas asintomáticas, según los hallazgos de un gran estudio inglés de prevalencia de la COVID-19.[1]

Investigadores del Imperial College London, en Londres, Reino Unido, señalaron que las personas que informaron haber recibido dos dosis de la vacuna tenían la mitad de probabilidades de dar positivo en la prueba de SARS-CoV-2, ajustando otros factores como la edad o si las personas examinadas tenían o no síntomas de COVID-19.

Centrándose en aquellos que tenían síntomas de COVID-19, la efectividad aumentó aproximadamente a 59%, según el estudio, que cubrió un periodo en el que la variante delta desplazó por completo a la variante alfa, previamente dominante.

Las estimaciones, que no desglosaron la efectividad por vacuna, son más bajas que las informadas por Public Health England para las vacunas de Pfizer/BioNTech y Oxford/AstraZeneca.

Los investigadores señalaron que esto no era sorprendente ni preocupante, dado que las estimaciones de Public Health England se basan en aquellos que tienen síntomas y se hacen la prueba, mientras que el estudio está diseñado para detectar más personas.

“Estamos analizando la efectividad contra la infección entre una muestra aleatoria de la población general, que incluye individuos asintomáticos”, señaló el Dr. Paul Elliott, Ph. D., epidemiólogo del Imperial College London quien dirige el estudio, y agregó que incluso quienes tenían síntomas en el estudio podrían no haberse sometido a una prueba de otro modo.

“Así que de nuevo, es un grupo diferente de personas”, destacó.

El estudio encontró que el vínculo entre infecciones y hospitalizaciones, que anteriormente se había debilitado, había comenzado a converger; movimiento que coincide con la propagación de la variante delta entre las personas más jóvenes que pueden no tener esquema completo de vacunación.

Delta conlleva mayor riesgo de hospitalización, aunque las vacunas ofrecen buena protección contra enfermedades graves.

Los investigadores añadieron que en general la prevalencia en personas no vacunadas fue de 1,21%, tres veces más alta que la prevalencia de 0,40% en personas completamente vacunadas, y que la carga viral entre las personas con COVID-19 también fue menor en las personas vacunadas.

Gente joven

Los investigadores presentaron los últimos hallazgos de la encuesta de prevalencia REACT-1 del Imperial College London, que mostró que hubo un aumento de cuatro tantos en las infecciones en un mes para llegar a 1 de cada 160 personas en Reino Unido.

La última encuesta, realizada entre el 24 de junio y el 12 de julio, cubre el tiempo antes de un pico en las infecciones reportadas diariamente el 17 de julio, y encontró que el aumento fue impulsado por la propagación en personas más jóvenes.

El profesor de Imperial College London, Steven Riley, indicó que la población de 5 a 24 años representa 50% de todas las infecciones, a pesar de abarcar solo 25% de la población.

Las escuelas han cerrado por vacaciones de verano y los casos han caído desde ese pico no obstante que las restricciones legales por COVID-19 terminaron el 19 de julio.


“Hemos demostrado que antes de la reciente caída los jóvenes eran los causantes de las infecciones”, agregó Riley.

“Estos datos respaldan la idea de que existe incertidumbre sobre lo que podría suceder en septiembre, cuando los estudiantes regresen a las escuelas y hayamos aumentado la mezcla en interiores, debido a los patrones de infección que vimos impulsando el crecimiento”.