El organismo afirma que el inicio del curso escolar será seguro si la transmisión local es baja y la vigilancia epidemiológica de la COVID-19 es buena.

Algunos colegios han abierto ya sus puertas en Europa, mientras que a lo largo de estas semanas el curso escolar se habrá reanudado por completo en el resto del continente y Norteamérica. Sin embargo, todavía hay muchas incógnitas sobre cómo volver a clases de manera segura. En el caso de España, esta incertidumbre es muy elevada, pues hasta el 27 de agosto no se celebra la reunión entre las autonomías y Sanidad y Educación para abordar el tema. Además, los sindicatos de Madrid han convocado una huelga de profesores.

Ante la inquietud que se respira por la vuelta a las aulas en plena pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha afirmado que esta será segura si la transmisión local es baja. “Lo más importante para volver al colegio es que la enfermedad se reduzca en la comunidad. Si la transmisión es baja en la comunidad, si la vigilancia epidemiológica, el rastreo de contactos y la sanidad son buenos, entonces las escuelas pueden reabrir”, afirmó el director del Departamento de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, en una conversación con los internautas a través de redes sociales.

Pruebas a los niños

Al ser preguntado por si habría que hacer pruebas de coronavirus a todos los niños, Ryan señaló que esta medida “no es central” en la estrategia para detener la circulación del virus: “Se puede hacer que todos los niños se hagan la prueba, pero si el test da negativo esto no significa que esa misma persona no pueda ser positiva algunos días después, especialmente si ha estado expuesta al virus recientemente”.

Por esta razón, el responsable de la OMS opinó que “la vuelta al colegio en contextos de transmisión intensa en la comunidad es muy difícil”, y agregó que incluso en los lugares que no cuentan con muchos casos “se requiere precaución”.

Buenas ideas para abrir los colegios

Durante la conversación, Ryan ensalzó las ideas que están teniendo algunos países en el inicio del curso escolar para prevenir la propagación de la COVID-19 en los centros docentes, como hacer que una parte del aprendizaje sea presencial y otra virtualescoltar a los niños a las aulas y no permitirles que circulen por el colegio o escalonar los horarios de entrada y salida.

Otros ejemplos que mencionó como positivos son la reducción del número de profesores presentes en el colegio el mismo día, la separación de las mesas de trabajo y, en los casos en que esto no sea posible, el uso de mascarilla. Esto último es lo que sucederá en Galicia, donde su uso será obligatorio para los alumnos de más de seis años, según anunció el presidente gallego.

Por último, el directivo de la OMS subrayó la importancia de que se insista en el lavado frecuente de manos, de que se pongan más puntos de agua para este fin y de mantener una vigilancia para detectar casos sospechosos en las escuelas.