Una nueva investigación sobre el ADN llevada a cabo por científicos londinenses espera encontrar una cura para las enfermedades de rápida propagación

Robin McKie Editor científico 

Cada vez hay más personas en el mundo que sufren porque su sistema inmunitario ya no puede distinguir entre las células sanas y los microorganismos invasores. Las defensas contra las enfermedades que antes les protegían están atacando sus tejidos y órganos.

Se están realizando importantes esfuerzos internacionales de investigación para luchar contra esta tendencia, incluida una iniciativa en el Instituto Francis Crick de Londres, donde dos expertos mundiales, James Lee y Carola Vinuesa, han creado grupos de investigación separados para ayudar a determinar las causas precisas de las enfermedades autoinmunes, como se conocen estas afecciones.

“El número de casos de enfermedades autoinmunes comenzó a aumentar hace unos 40 años en Occidente”, declaró Lee al Observer. “Sin embargo, ahora estamos viendo cómo surgen algunos en países que nunca habían tenido este tipo de enfermedades.

Por ejemplo, el mayor aumento reciente de casos de enfermedad inflamatoria intestinal se ha producido en Oriente Medio y Asia oriental. Antes apenas habían visto la enfermedad”.

Las enfermedades autoinmunes van desde la diabetes de tipo 1 hasta la artritis reumatoide, pasando por la enfermedad inflamatoria intestinal y la esclerosis múltiple. En todos los casos, al sistema inmunitario se le cruzan los cables y se dirige a los tejidos sanos en lugar de a los agentes infecciosos.

Sólo en el Reino Unido, al menos 4 millones de personas han desarrollado este tipo de enfermedades y algunos individuos sufren más de una. A nivel internacional, se calcula que los casos de enfermedades autoinmunes aumentan entre un 3% y un 9% al año. La mayoría de los científicos creen que los factores ambientales desempeñan un papel clave en este aumento.

“La genética humana no se ha alterado en las últimas décadas”, afirma Lee, que anteriormente trabajaba en la Universidad de Cambridge. “Así que algo debe estar cambiando en el mundo exterior de manera que está aumentando nuestra predisposición a las enfermedades autoinmunes”.

Esta idea fue respaldada por Vinuesa, que anteriormente trabajaba en la Universidad Nacional de Australia. Señaló los cambios en la dieta que se estaban produciendo a medida que más y más países adoptaban dietas de estilo occidental y la gente compraba más comida rápida.

“Las dietas de comida rápida carecen de ciertos ingredientes importantes, como la fibra, y las pruebas sugieren que esta alteración afecta al microbioma de una persona, el conjunto de microorganismos que tenemos en nuestro intestino y que desempeñan un papel clave en el control de diversas funciones corporales”, dijo Vinuesa.

“Estos cambios en nuestro microbioma desencadenan entonces enfermedades autoinmunes, de las que ya se han descubierto más de 100 tipos”.

Ambos científicos subrayaron que las susceptibilidades individuales estaban implicadas en la contracción de tales enfermedades, dolencias que también incluyen la enfermedad celíaca, así como el lupus, que desencadena inflamación e hinchazón y puede causar daños en varios órganos, incluido el corazón.

“Si no tienes una determinada susceptibilidad genética, no necesariamente vas a contraer una enfermedad autoinmune, no importa cuántos Big Macs comas”, dijo Vinuesa. “No hay mucho que podamos hacer para detener la expansión mundial de las franquicias de comida rápida. Por ello, intentamos comprender los mecanismos genéticos fundamentales que sustentan las enfermedades autoinmunes y que hacen que algunas personas sean susceptibles y otras no. Queremos abordar el problema a ese nivel”.

Esta tarea es posible gracias al desarrollo de técnicas que ahora permiten a los científicos señalar diminutas diferencias de ADN entre un gran número de individuos. De este modo, es posible identificar patrones genéticos comunes entre quienes padecen una enfermedad autoinmune.

“Hasta hace muy poco, no teníamos las herramientas para hacerlo, pero ahora tenemos este increíble poder para secuenciar el ADN a gran escala y eso lo ha cambiado todo”, dijo Lee. “Cuando empecé a investigar, sabíamos de media docena de variantes del ADN que estaban implicadas en el desencadenamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal. Ahora sabemos de más de 250”.

Este trabajo es el núcleo de los esfuerzos de Lee y Vinuesa, que pretenden averiguar cómo funcionan estas diferentes vías genéticas y desentrañar los numerosos tipos de enfermedades que los médicos están estudiando ahora. “Si nos fijamos en algunas enfermedades autoinmunes -por ejemplo, el lupus- ha quedado claro recientemente que hay muchas versiones diferentes de ellas, que pueden estar causadas por diferentes vías genéticas”, dijo Vinuesa. “Y eso tiene una consecuencia cuando se intenta encontrar el tratamiento adecuado.

“Tenemos un montón de nuevas terapias potencialmente útiles que se están desarrollando todo el tiempo, pero no sabemos a qué pacientes dárselas, porque ahora nos damos cuenta de que no sabemos exactamente qué versión de la enfermedad tienen. Y ese es ahora un objetivo clave para la investigación autoinmune. Tenemos que aprender a agrupar y estratificar a los pacientes para poder darles la terapia adecuada”.

Lee también subrayó que el aumento de los casos de enfermedades autoinmunes en todo el mundo significa que se necesitan nuevos tratamientos y fármacos con más urgencia que nunca, “En la actualidad, no hay cura para las enfermedades autoinmunes, que suelen desarrollarse en personas jóvenes, mientras intentan completar su educación, conseguir su primer trabajo y tener familia”, dijo.

“Esto significa que un número cada vez mayor de personas se enfrenta a la cirugía o tendrá que recibir inyecciones periódicas durante el resto de su vida. Esto puede ser muy duro para los pacientes y suponer una enorme carga para los servicios sanitarios. De ahí la urgente necesidad de encontrar tratamientos nuevos y eficaces”.