Guy Faulconbridge; Kate Kelland; Kate Holton

Una de las principales vacunas experimentales contra SARS-CoV-2 produce respuesta inmune tanto en adultos jóvenes como en adultos mayores, lo que genera esperanzas de salir de la crisis y superar los efectos en la economía provocados por el nuevo coronavirus.

La vacuna, desarrollada por la University of Oxford y AstraZeneca, también genera menos reacciones adversas entre los adultos mayores.

Una vacuna que funcione sería un cambio radical en la lucha contra el nuevo coronavirus que ha matado a más de 1,15 millones de personas, ha alterado la economía mundial y ha desequilibrado la vida normal de miles de millones de personas.

“Es alentador ver que las respuestas de inmunogenicidad fueron similares entre adultos mayores y jóvenes, y que la reactogenicidad fue menor en los adultos de edad avanzada, donde la gravedad de la enfermedad COVID-19 es mayor”, indicó un portavoz de AstraZeneca.

“Los resultados apoyan aún más la evidencia de la seguridad e inmunogenicidad de AZD1222”, destacó el portavoz, refiriéndose al nombre técnico de la vacuna.

AstraZeneca no proporcionó detalles de la declaración ni dijo cuándo publicaría los datos del ensayo de fase 3 que se esperan con impaciencia, lo que mostrará si la vacuna funciona lo suficientemente bien en ensayos a gran escala para que obtenga aprobación.

Se espera que la vacuna de Oxford/AstraZeneca sea una de las primeras grandes farmacéuticas en obtener la aprobación regulatoria, junto con la vacuna candidata de Pfizer y BioNTech.

La noticia de que las personas mayores obtienen respuesta inmunitaria al recibir la vacuna es favorable, porque el sistema inmunológico se debilita con la edad y las personas mayores son las que corren alto riesgo de morir a causa del virus.

Si funciona, una vacuna permitiría que el mundo vuelva a cierta normalidad después del caos de la pandemia.

El secretario de Salud de Reino Unido, Matt Hancock, comentó que la vacuna aún no estaba lista, pero que se encuentra preparando la logística para un posible despliegue principalmente en la primera mitad de 2021.

Cuando la cadena de noticas BBC le cuestionó si algunas personas podrían recibir una vacuna este año, señaló: “No lo descarto, pero esa no es mi expectativa principal”.

Vacuna de adenovirus modificado

El trabajo sobre la vacuna comenzó en enero. Llamada AZD1222 o ChAdOx1 nCoV-19, es una vacuna del vector viral que se elabora a partir de la versión debilitada de un adenovirus que causa infecciones en los chimpancés.

Los análisis sanguíneos de inmunogenicidad realizados en un subconjunto de participantes mayores hacen eco con los datos publicados en julio que mostraron que la vacuna generó “respuestas inmunes robustas” en un grupo de adultos sanos de entre 18 y 55 años, informó Financial Times anteriormente.

“Necesitamos ver los datos antes de concluir que las respuestas fueron ‘similares'”, puntualizó Stephen Evans, profesor de farmacoepidemiología de London School of Hygiene & Tropical Medicine, en Londres, Reino Unido.

Añadió que la reactogenicidad, que se refiere a los efectos secundarios comunes de las vacunas, como dolor y enrojecimiento del brazo, “a menudo, pero no siempre”, estaba asociada con la inmunogenicidad de la vacuna.

“Los estudios realizados en la primera etapa de desarrollo de una vacuna dan como resultado la elección de una dosis que no cause demasiada reactogenicidad”, agregó.

AstraZeneca ha firmado varios acuerdos de suministro y fabricación con empresas y gobiernos de todo el mundo a medida que se acerca el momento de reportar los primeros resultados de su ensayo clínico de fase 3.

Asimismo, el 23 de octubre se reanudó el ensayo de la vacuna experimental en Estados Unidos, después de obtener la aprobación de las agencias regulatorias estadounidenses.

Se le ha dicho al personal de un hospital de Londres que esté preparado para recibir los primeros lotes de la vacuna, informó The Sun.


En: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5906120