En otra tendencia grave, la interrupción del COVID-19 en los servicios de salud amenaza las pruebas y el tratamiento. La OPS y ONUSIDA lanzan una campaña para promover la autoprueba del VIH

Washington DC, 30 de noviembre de 2020 (OPS) – Las nuevas infecciones anuales por el virus del VIH aumentaron un 21% entre 2010 y 2019 en América Latina, informó hoy la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Mientras tanto, las muertes por enfermedades relacionadas con el sida disminuyeron solo un leve 8% en la última década en América Latina. En comparación, las muertes relacionadas con el SIDA se redujeron en un 37% en el Caribe.

El número de nuevas infecciones anuales ha seguido aumentando, llegando a 120.000 en 2019 en comparación con 100.000 en 2010, dijo la OPS, según datos disponibles recientemente. Durante el mismo período de tiempo, el número de muertes anuales relacionadas con el sida se redujo ligeramente a 37.000 en 2019 desde 41.000 en 2010.

“Estos datos indican que el VIH de manera inequívoca todavía representa un importante problema de salud pública en América Latina, y debemos abordar las inequidades, el estigma y la discriminación para asegurarnos de que nadie se quede atrás”, dijo la directora de la OPS, Carissa F. Etienne. “Y se espera que el COVID-19 exacerbe esta situación debido a su impacto en los servicios de salud esenciales, especialmente en países con sistemas de salud frágiles. Por estas razones, debemos redoblar nuestros esfuerzos para proteger los servicios y mantener nuestro enfoque en el objetivo final de eliminar el SIDA, que causa un sufrimiento humano incalculable ”.

El continuo estigma en torno al VIH y el SIDA, así como el acceso desigual a los servicios de salud, también disuaden el progreso hacia la eliminación de la enfermedad.

El número de diagnósticos de VIH desciende en la primera mitad de 2020

Existe evidencia de que desde el inicio de la pandemia, la cantidad de personas que se hacen la prueba del VIH tanto en el Caribe como en América Latina ha disminuido drásticamente, dijo la OPS. Como resultado, ocho países del Caribe y América Latina (República Dominicana, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Perú y Santa Lucía) informaron alrededor de 4.000 diagnósticos menos de VIH en los primeros seis meses de 2020 en comparación con el mismo período en 2019. Las personas que no han sido diagnosticadas no pueden acceder al tratamiento antirretroviral que les salve la vida y pueden continuar exponiendo a otras personas a la transmisión del VIH.

“COVID-19 plantea un claro desafío para la prevención, las pruebas, el tratamiento y los servicios de atención médica del VIH”, dijo César Núñez, director regional de ONUSIDA. “Cualquier desaceleración en la prestación de estos servicios esenciales aumentará aún más el riesgo de infección por el VIH y muerte relacionada con el sida en grupos de población que ya son particularmente vulnerables”. “Afortunadamente, existen estrategias disponibles para mitigar esta situación, incluidas las autopruebas y dispensar varios meses de medicamentos antirretrovirales a la vez, lo que reduce la cantidad de visitas que los pacientes deben hacer a sus proveedores de atención médica ”, continuó. “Pero debemos asegurarnos de que estas estrategias se implementen”.

Autoprueba del VIH, una estrategia para ampliar el diagnóstico

La OMS y la OPS recomiendan la autoevaluación como una estrategia clave para alcanzar la meta de la ONU de que el 90% de las personas con VIH conozcan su estado. La autoprueba, en la que las personas recogen sus propias muestras y las analizan, aumenta la autonomía del paciente, descentraliza los servicios de VIH y crea una demanda de pruebas de VIH entre aquellos que no han sido contactados por otros servicios.

Para el Día Mundial del SIDA el 1 de diciembre, la OPS y ONUSIDA están lanzando una campaña de información pública generalizada para aumentar la conciencia sobre la disponibilidad de las autoevaluaciones y, como resultado, la demanda de las mismas.

Progreso contra el VIH / SIDA

Otros hallazgos clave, que la OPS destacó para coincidir con el Día Mundial del SIDA, incluyen:

  • El porcentaje de mujeres embarazadas en América Latina que están recibiendo tratamiento antirretroviral, que disminuye sus posibilidades de transmitir el virus a sus hijos, aumentó al 74% en 2019 en comparación con el 52% en 2010.
  • El porcentaje de niños nacidos de madres con VIH que terminan infectados ha disminuido del 20% en 2010 en América Latina al 15% en 2019.
  • El porcentaje de personas con VIH en América Latina que están recibiendo tratamiento antirretroviral aumentó a 60% en 2019 desde 43% en 2010.
  • Entre las personas que viven con el VIH en América Latina y el Caribe, el 53% ha podido controlar la cantidad de virus en sus sistemas mediante el tratamiento antirretroviral.

Aproximadamente 2.100.000 personas en América Latina viven con el VIH. Como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, la OPS está trabajando para ayudar a los países a acabar con el sida como una amenaza para la salud pública en América Latina y el Caribe para el 2030.


En: https://www.paho.org/en/news/30-11-2020-new-hiv-infections-rose-more-20-latin-america-last-decade-paho-says