Por Jashanpreet Singh, MD, FACP, SFHM

Cada día, nos inundan las noticias sobre la pandemia de COVID-19 y cómo continúa agotando nuestro sistema y recursos de atención médica. Con más de 1.15 millones de casos positivos en los Estados Unidos y más de 67,000 muertes al momento de escribir este artículo, ha sido una experiencia aterradora y humillante para todos. No hay duda de que esta pandemia será un momento decisivo en la atención médica.

Desde interrupciones en la cadena de suministros, equipos de protección personal (EPP), escasez de ventiladores, hasta cuidadores exhaustos, tanto física como mentalmente, este evento ha empujado a ver cómo encontrar respuestas de las autoridades federales y estatales. Las administraciones hospitalarias están trabajando más duro que nunca para enfrentar el desafío y ofrecer lo mejor para su personal de primera línea y lo que es más importante, los pacientes y las comunidades a las que sirven.

La experiencia del proveedor de salud durante COVID-19

Los hospitalistas se encuentran en una situación única como proveedores de primera línea. La gestión del rendimiento diario de los pacientes siempre ha sido un papel clave para la especialidad. También juegan un papel integral en sus propios equipos de atención junto con enfermeras, aprendices, administradores de casos, farmacéuticos y otros en unidades COVID-19 . La ubicación geográfica de los pacientes es imprescindible para reducir el riesgo de contaminación cruzada y preservar los suministros críticos de EPP, todo ésto junto a la ansiedad, a veces conduce a mayor estrés y riesgo de agotamiento.

La comunicación es crítica para crear conciencia situacional y reducir la ansiedad dentro de los equipos. Esto es exactamente donde los hospitalistas pueden llevar:

  • Presencia activa en centros de comando de incidentes hospitalarios y juntas de control de infecciones
  • Coordinación estrecha con colegas de medicina de emergencia y navegadores de colocación de camas.
  • Desarrollo de protocolos para pruebas apropiadas.
  • Reuniones frecuentes para discutir las pautas actuales de pruebas a nivel estatal y hospitalario
  • Estrecha participación en el comité de operaciones del hospital.
  • Abogar por asegurar más pruebas o suministros, especialmente PPE
  • Comunicación efectiva sobre los cambios en los requisitos de EPP y las estrategias de conservación según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Departamento de Salud del Estado y la junta de control de infecciones del hospital
  • Cambios impulsados ​​por la crisis, que incluyen el desarrollo y la revisión de protocolos de triaje y tratamiento y cancelaciones de procedimientos electivos
  • Cifras del censo y ajustes de capacidad / personal dentro del equipo para cumplir caídas y aumentos temporales en los volúmenes de pacientes en servicio
  • Evaluación de salud mental y física del cuidador de primera línea

Las reuniones diarias en los momentos clave (por ejemplo, en los horarios de inicio y finalización del turno) pueden ayudar a identificar estas barreras. Si surgen problemas operativos, debe haber un canal claro para escalarlos a la alta dirección.

Los hospitalistas también podrían usar varias estrategias probadas para mejorar la moral y la capacidad de recuperación del personal. Por ejemplo, tiempo para conectarse virtualmente con amigos y familiares, desenchúfelo cuando no esté en el trabajo, explorar el yo espiritual a través de la meditación y las oraciones, descanso hacer ejercicio a diario, busque humor y desarrolle o trabaje en su pasatiempo.

La experiencia del paciente durante COVID-19

También se publican algunos datos interesantes sobre la experiencia del paciente durante la pandemia. Un análisis de Press Ganey de 350,000 comentarios entre enero y marzo de 2020 muestra que los pacientes buscan más información sobre su condición, principalmente retrasos en las pruebas COVID-19 y el tiempo de notificación de resultados. También hay hipervigilancia en la mente de los pacientes sobre la higiene de las manos y la limpieza general del hospital. Los pacientes también buscan una una explicación clara y transparente de los gestos de cabecera de sus cuidadores, por ejemplo, por qué se vistieron antes de ingresar, y sus planes de cuidado diario.

Los pacientes han apreciado a los proveedores y reconocen el riesgo personal que el personal de primera línea atravesó. La transparencia en la comunicación parece mitigar las preocupaciones sobre los retrasos en la atención, especialmente causados ​​por desafíos operativos como resultado de la pandemia.

En encuestas específicamente relacionadas con experiencias que incluyen COVID-19, los pacientes tenían más probabilidades de calificar más áreas de servicio más bajas que en las encuestas que no mencionaron COVID-19. Los pacientes también valoraran más la calidad de las instrucciones y la información que reciben y la percepción del respeto y la capacidad de escuchar de los proveedores. Estas ideas podrían resultar invaluables para mejorar la prestación de atención por parte de los hospitalistas.

Se ha demostrado que el aislamiento de pacientes tiene resultados negativos. Estos pacientes tienen el doble de probabilidades de tener un evento adverso y siete veces más probabilidades de tener una complicación evitable, relacionada con el tratamiento, una peor experiencia percibida del paciente y una percepción general de que se les cuida “menos”. Agregue a esto un mayor nivel de depresión y tensión mental, y estos pacientes rápidamente quedan “insatisfechos”.

En el nivel de Departamento de Emergencia, la voluntad de dejar que la familia esté presente para recibir atención fue el área clave de preocupación mencionada, una medida que ha cambiado rápidamente desde los primeros días de la pandemia.

La conclusión es que estos son tiempos difíciles para todos, tanto para proveedores como para pacientes. Ambos confían en el sistema de salud y el liderazgo del grupo para asegurarse. Los pacientes y sus familias reconocen los riesgos que los proveedores de primera línea están asumiendo. Sin embargo, la comunicación transparente en todos los niveles es la clave. Los silos están desapareciendo y el cuidado en equipo está tomando el centro del escenario.

Más allá de la actual crisis de salud pública, estos esfuerzos contribuirán en gran medida a crear una confianza inquebrantable entre los sistemas de salud, los proveedores, los pacientes y sus seres queridos.

El Dr. Singh es actualmente el jefe de operaciones de pacientes hospitalizados en el Sistema de Salud Adena en Chillicothe, Ohio, donde también tiene roles clave en informática médica y TI de salud.

En: https://www.medscape.com/viewarticle/930645