Por Helen Branswell

Senior Writer, Infectious Disease

La viruela del mono parece haber estallado de la nada en las últimas dos semanas, extendiéndose por Europa, América y otras regiones. Pero las señales de advertencia parecen haber sido desatendidas.

Un inusual y prolongado brote en Nigeria debería haber servido como aviso de que era sólo cuestión de tiempo que este ortopoxvirus se abriera paso hasta el centro del escenario de las enfermedades infecciosas, dicen los expertos.

Después de décadas sin casos, Nigeria experimentó un gran brote de viruela del mono a partir de 2017 que continúa hasta hoy. Antes de este año, ese brote se extendió más allá de las fronteras de Nigeria en ocho ocasiones, con personas infectadas que viajaron a Estados Unidos, Reino Unido, Israel y Singapur.

Chikwe Ihekweazu, ex director general del Centro de Control de Enfermedades de Nigeria, dijo que su país buscó ayuda para tratar de descifrar lo que ocurría con la viruela del mono. Pero las peticiones no tuvieron mucho eco.
Por lo tanto, algunas cuestiones críticas sobre la viruela del mono -incluida la verdadera letalidad del clado de África Occidental del virus, el que circula actualmente, así como el número de personas, por término medio, a las que transmite cada persona infectada- siguen sin estar claras.

“Hasta ahora, lamentablemente, no había mucho interés en apoyar ese trabajo”, dijo Ihekweazu, que recientemente fue nombrado para dirigir el nuevo centro de inteligencia sobre pandemias y epidemias de la Organización Mundial de la Salud, con sede en Berlín. “Nunca recibió realmente el interés que necesitaba para responder a algunas de estas preguntas”.

Nigeria ha detectado 558 casos sospechosos -241 de ellos confirmados- desde que comenzó el actual brote en 2017.

“Cuando vimos que esto surgió de repente en Nigeria en 2017, literalmente, de la nada, todos nos sorprendimos mucho”, dijo a STAT. “En cierto modo, es similar a la sorpresa en todo el mundo ahora mismo, porque es un escenario similar. De repente, de la nada, tuvimos un montón de casos en la parte del Delta del Níger de Nigeria en el sur.”

Las investigaciones posteriores revelaron casos en todo el país, dijo Ihekweazu. “Así que es muy interesante que un virus que no habíamos visto durante unos 40 años en ese momento en Nigeria aparezca de repente y aparezca en múltiples lugares al mismo tiempo”.

Los CDC nigerianos intentaron -hasta la fecha sin éxito- averiguar cómo se estaba infectando la gente con el virus. Se cree que algunos pequeños mamíferos son la especie huésped del virus, pero los esfuerzos por encontrar el virus en la naturaleza han fracasado hasta ahora.

El resto del mundo parece estar alcanzando rápidamente a Nigeria. Se han detectado más de 300 casos sospechosos desde que el Reino Unido informó a mediados de mayo de que había diagnosticado casos de viruela del mono en personas que no habían viajado a ninguno de los países de África Occidental o Central donde el virus es endémico. De los casos fuera de África, se han confirmado 219, según informó el miércoles el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades.

Ihekweazu dijo que antes de la pandemia de Covid-19 intentó concienciar sobre el problema que podía suponer la viruela del mono. En 2019, el centro de estudios Chatham House, con sede en Londres, convocó una reunión para debatir los riesgos, dijo David Heymann, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, que presidió la reunión. Entre ellos estaba la posibilidad de transmisión sexual de la viruela del mono, ya que algunas personas que contrajeron el virus desarrollaron lesiones en los genitales o en la región genital.

El brote actual parece haberse disparado cuando el virus comenzó a transmitirse entre los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres.

El virus no se transmite a través de las relaciones sexuales per se; no hay pruebas, por ejemplo, de que se transmita a través del semen o de los fluidos vaginales. Pero el contacto piel con piel que se experimenta durante las relaciones sexuales puede dar lugar a la transmisión, si uno de los miembros de la pareja tiene lesiones de viruela del mono.

Anne Rimoin, epidemióloga de enfermedades infecciosas de la Universidad de California en Los Ángeles, que ha estudiado la viruela del mono desde 2002, coincidió con Ihekweazu en que las personas que estudian los poxvirus sabían que la propagación de la viruela del mono era una posibilidad. La erradicación de la viruela en 1980 y el cese del uso de la vacuna contra la viruela -que ofrece cierta protección contra la viruela del mono- crearon un vacío ecológico que los expertos temían que otro poxvirus pudiera llenar.

“Se han realizado un millón de ejercicios de mesa y otras cosas, estudiando la diseminación de la viruela del mono, de la viruela, de otros poxvirus. No se trata de una situación totalmente imprevista”, dijo Rimoin. “Sabíamos todo el tiempo que, a medida que la inmunidad de la población disminuyera y potencialmente la inmunidad individual disminuyera para aquellos que estaban vacunados, veríamos potencialmente casos de viruela del mono u otros poxvirus que se propagaran”.

A partir de 2018, hubo casos esporádicos en los que los viajeros infectados en Nigeria llevaron el virus a países donde no se encuentra la viruela del mono. Ihekweazu dijo que cada exportación puso a los países receptores en alerta máxima para tratar de evitar la propagación interna, con casos tratados en instalaciones de alta contención mientras eran infecciosos. Pero la ayuda para detener la propagación del virus en su origen no llegó.

“Así que básicamente se saca al ejército cada vez que se exporta un solo caso. Pero no hay interés en colaborar con el país del que proceden los casos para intentar comprenderlo un poco más”, dijo.

Sugirió que, tras la pandemia de Covid, el mundo podría estar más abierto a comprender la necesidad de cortar las enfermedades infecciosas de raíz. “Todo esto fue antes del Covid. Así que… esperemos que el sentido general de la gente sobre estas cosas haya cambiado un poco para que prestemos un poco más de atención”.