En una encuesta previa a la llegada del coronavirus, un 55,7% de los facultativos afirmaba que estaba agotado emocionalmente.

Por Nuria Monsó. Madrid

Tras meses de lucha contra la pandemia del coronavirus, los profesionales sanitarios se encuentran agotados física y emocionalmente. Pero esta situación no es nueva: un 55,7% de los médicos ya mostraban signos de sufrir burn-out antes de la llegada del virus.

El dato procede de la última Encuesta de la Situación de la Profesión Médica en España, un sondeo en el que han participado 19.641 facultativos, un 7,5% de los 260.558 colegiados registrados en 2018.

La encuesta, a cargo de la Organización Médica Colegial (OMC) y la Confederación Española de Sindicatos Médicos (CESM), nació hace años con la intención de denunciar la precariedad laboral de los profesionales, aunque ha ido abriéndose a otros asuntos en cada oleada, como el acoso, las agresiones o el déficit de médicos.

No es el primer sondeo que aborda este problema en España y, como han reconocido los promotores, no se ha examinado el tema con detalle porque el cuestionario ya era largo de por sí, pero el hecho de que se realizara antes de la pandemia (entre octubre y noviembre de 2019) y que sus resultados sean coherentes con investigaciones anteriores, junto al volumen de respuestas, ha motivado a los profesionales para pedir una vez más cambios urgentes en el sistema.

“No podemos salir de la crisis del coronavirus tal y como entramos. Si vamos a salir igual, es que no hemos aprendido absolutamente nada de lo que ha pasado“, ha defendido Serafín Romero, presidente de la OMC.

Según el sondeo, el 35,3% de los médicos españoles se declara insatisfecho con el ejercicio de su profesión, siendo mayor el descontento en atención primaria y urgencias. Un 82,5% de los médicos piensa que sus condiciones laborales no son las adecuadas.

Más de la mitad, un 54,7% ,afirmaba que con esfuerzo conseguía mantener “cierto grado de calidad, satisfacción y sentido profesional“, pero un 7,3% negaba que esto fuera posible.

A pesar del elevado nivel de agotamiento emocional, un 88,7% afirmaba que seguía manteniendo un buen nivel de empatía o el suficiente con sus pacientes. 

Los factores que más incluyen en la insatisfacción profesional del médico son la carga asistencial o laboral (65,2%), el elevado nivel de exigencia social (32,9%), la capacidad de control sobre la actividad (24,6%) y la conciliación laboral y familiar (23,1%).

Respecto a este último punto, el 43,6% de la muestra declara haber tenido problemas de conciliación y han tenido que utilizar diferentes opciones para hacer frente a estos problemas, las más utilizadas han sido reducción de jornada (13,1%) y permiso sin sueldo (10%)

En: https://www.diariomedico.com/medicina/medicina-trabajo/profesion/mas-de-la-mitad-de-los-medicos-estaban-quemados-antes-de-la-pandemia.html