Por Roger Pebody

Los programas y las investigaciones sobre el VIH se han centrado tradicionalmente en las trabajadoras sexuales y con menos frecuencia, en sus clientes masculinos. Esto se corrige parcialmente con un metaanálisis que muestra que el 5% de los hombres que compran sexo en países de ingresos bajos y medianos tienen VIH, una tasa que es aproximadamente el doble que la de otros hombres que viven en las mismas comunidades.

“Estos hallazgos son una prueba más de que los hombres que compran sexo deben ser designados como población clave en muchos países, y que las intervenciones para reducir el riesgo de VIH entre estos hombres deben tener prioridad”, escribe el Dr. Luh Putu Lila WulandariI de la Universidad de Nueva Gales del Sur. y colegas de PLOS ONE.

En 2012, una revisión sistemática y un metanálisis mostraron que las trabajadoras sexuales tenían una prevalencia del VIH 14 veces mayor que las mujeres de una edad similar en la población general. El año pasado, otra revisión mostró que las leyes que penalizan el trabajo sexual están asociadas con un aumento de siete veces en las probabilidades de infección por el VIH entre las trabajadoras sexuales en el África subsahariana.

Sin embargo, hasta ahora no se había calculado la prevalencia del VIH en clientes masculinos en países de ingresos bajos y medianos. Los investigadores realizaron una revisión sistemática para identificar estudios que informaron sobre la prevalencia del VIH en hombres que compraron sexo de mujeres, así como estudios que informaron sobre la prevalencia del VIH entre clientes y no clientes en el mismo estudio, o proporcionaron información que permitió cálculo de la prevalencia. Los resultados se agruparon en un metanálisis.

Identificaron 44 estudios relevantes: 24 estudios de seis países asiáticos, 15 estudios de 12 países africanos, cuatro estudios de cuatro países de América Latina y un estudio de la Federación de Rusia. Los estudios reclutaron a hombres de lugares utilizados para el trabajo sexual (41%), clínicas de ITS (30%) y lugares de trabajo como campamentos militares y paradas de camiones (23%).

En los 44 estudios se incluyeron poco menos de 60.000 hombres, de los cuales el 80% eran hombres que compraban sexo. 

La prevalencia promedio del VIH entre los hombres que compraron sexo fue del 5%, con solo pequeñas variaciones por región global. La prevalencia fue mayor en los estudios realizados antes de 2001 al 10%, disminuyendo al 4% entre 2001 y 2010 y al 3% en estudios más recientes. Esto puede reflejar una disminución en las nuevas infecciones por VIH observadas en los últimos años.

Hubo un alto grado de heterogeneidad, en otras palabras, grandes variaciones en los resultados de un estudio a otro.

En todos los estudios, la prevalencia del VIH entre los hombres que compran sexo fue más alta que la prevalencia de hombres adultos en el mismo país. El riesgo general de contraer el VIH entre los clientes masculinos fue casi el doble que en los no clientes dentro de las mismas poblaciones (riesgo relativo 1,95; intervalo de confianza del 95%: 1,56-2,44), siendo la diferencia mayor en los estudios más recientes (relativo riesgo 2,85, intervalo de confianza del 95% 1,04-7,76).

Wulandaril y sus colegas señalan que además de la posible exposición al VIH a través del sexo transaccional, estudios previos han demostrado que este grupo de hombres tiene más probabilidades de tener múltiples parejas (incluidas parejas masculinas), tener relaciones sexuales bajo la influencia de drogas, tener un antecedentes de consumo de drogas inyectables y tener altas tasas de ITS.Referencias

Wulandari LPL y col. La carga de la infección por el VIH entre los hombres que compran sexo en países de ingresos bajos y medianos: revisión sistemática y metanálisis. PLOS ONE, 15: e0238639, 4 de septiembre de 2020.

En: https://www.aidsmap.com/news/sep-2020/increased-hiv-prevalence-men-who-buy-sex