KENNETH BENDER, PHARMD, MA

Ankur Kalra, MD, Cleveland Clinic Lerner College of Medicine de Case Western Reserve University, y sus colegas realizaron lo que consideran el primer estudio en investigar sistemáticamente la asociación de la incidencia de miocardiopatía por estrés con las presiones severas que las personas están experimentando en el COVID- 19.

“Estos casos no se debieron a una infección viral directa; todos los pacientes fueron COVID negativos”, enfatizó Kalra en comentarios conContagionLive ®.

“Postulamos que el repunte se debió al estrés psicológico, social y económico de la pandemia”.

Kalra y sus colegas realizaron un estudio de cohorte retrospectivo de pacientes que presentaban síndrome coronario agudo y se sometían a arteriografía coronaria en 2 laboratorios de cateterismo cardíaco en el sistema de salud de la Clínica Cleveland en el noreste de Ohio durante distintos períodos de tiempo antes y durante la propagación del COVID-19.

Los registros de 390, 309, 640 y 278 pacientes que se presentaron en los períodos anteriores a COVID-19 de marzo-abril de 2018, enero-febrero de 2019, marzo-abril de 2019 y enero-febrero de 2020 se compararon con los de 258 pacientes que se presentaron en marzo -Abril de 2020 durante la pandemia de COVID-19.

No hubo diferencias significativas entre los grupos en la edad media, el sexo o las características basales, a excepción de la hipertensión. La hipertensión fue la comorbilidad más frecuente en todos los grupos, con mayor incidencia en los del período COVID-19.

El diagnóstico de miocardiopatía por estrés se realizó de acuerdo con los criterios internacionales del síndrome de Takotsubo de 2014 (criterios de diagnóstico InterTAK). Éstos incluyen disfunción transitoria del ventrículo izquierdo que se presenta como abombamiento apical o anomalías del movimiento de la pared medioventricular, basal o focal. Aunque un desencadenante emocional, físico o combinado puede preceder al inicio de la enfermedad, no es obligatorio para el diagnóstico. Los investigadores señalan, sin embargo, que la asociación entre la miocardiopatía por estrés y los niveles crecientes de estrés y ansiedad está bien establecida.

Los investigadores encontraron un aumento significativo en la incidencia de miocardiopatía de estrés durante el período de COVID-19, con una proporción de incidencia del 7,8% en comparación con el 1,5-1,8% en las líneas de tiempo prepandémicas. La razón de tasas que compara el período pandémico de COVID-19 con el período prepandémico combinado fue de 4,58 (IC del 95%: 3,11-5,11; p, 0,001).

Además, Kalra y sus colegas encontraron que los pacientes que presentaban miocardiopatía por estrés durante la pandemia COVID-19 tenían una mediana de estancia hospitalaria más prolongada en comparación con los hospitalizados en el período prepandémico, con una mediana de 8 (6-9) días en comparación con la mediana de 4 a 5 días en los periodos prepandémicos. No hubo diferencia estadística entre los grupos en las tasas de mortalidad o en la rehospitalización a los 30 días.

Los investigadores reconocen que los hallazgos de los sitios de estudio que podrían no ser aplicables a otros estados o países. Además, no descartan la posibilidad de que un mecanismo patogénico asociado con COVID-19 cause una miocardiopatía similar al síndrome de Takotsubo. Sin embargo, la ausencia de la infección en esta cohorte respalda su conclusión de que el estrés psicosocial que acompaña a la pandemia es un factor probable del aumento de los casos de miocardiopatía por estrés.

Con esta fuerte asociación, Kalra recomienda que se tomen medidas preventivas durante esta pandemia y en otros momentos de estrés personal. “Es importante centrarse en el cuidado personal (en) el cuerpo (con) ejercicio diario; la mente (con) meditación diaria; y el espíritu (con) oración diaria”.


En: https://www.contagionlive.com/news/heartbreak-could-occur-from-stress-of-covid19