Por Keith Alcorn

Dos estudios de casos de COVID-19 publicados en los últimos días llevan a los investigadores a la conclusión cautelosa de que las personas que viven con el VIH no corren un mayor riesgo de muerte o enfermedad grave, pero un estudio muestra una mayor frecuencia de neumonía bacteriana que conduce a la muerte en personas que viven con VIH hospitalizado con COVID-19.

Nueva York

Investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York identificaron a 21 personas que viven con VIH hospitalizadas con COVID-19 en NYU Langone Health entre el 2 de marzo y el 23 de abril de 2020. El diagnostico de VIH se determinó a partir de registros médicos electrónicos, por lo que este grupo representa a todas las personas con un VIH positivos registrados e ingresados en el hospital. Los investigadores compararon a estos pacientes con 42 pacientes con coronavirus y VIH negativo por fecha de ingreso, edad, masa corporal, sexo, tabaquismo y condiciones de salud subyacentes asociadas con un mayor riesgo de muerte por COVID-19.

Las personas VIH positivas ingresadas en el hospital con COVID-19 tenían una edad media de 60 años, 90% eran hombres, 23% eran afroamericanos, 38% blancos, 33% tenían hipertensión, 19% asma o EPOC, 19% diabetes y 4 % tenía enfermedad de la arteria coronaria.

Tenían un recuento medio de células CD4 de 298 células antes o en el momento de la admisión, y seis de 19 tenían un recuento de células CD4 por debajo de 200. Dos de los 17 con mediciones recientes de carga viral tenían una carga viral detectable. Todas las personas con VIH estaban en terapia antirretroviral.

En comparación con las personas VIH negativas con COVID-19, las personas con VIH tenían recuentos totales de linfocitos más altos y niveles más altos de proteína C reactiva (PCR) al ingreso, y con mayor frecuencia tenían radiografías de tórax anormales (90% frente a 64%), pero ninguna de estas diferencias fue estadísticamente significativa.

Del mismo modo, aunque las personas con VIH permanecieron más tiempo en el hospital (6 vs 5 días), fueron ingresadas con mayor frecuencia en la unidad de cuidados intensivos (28% vs 16%) y más a menudo se sometieron a ventilación mecánica (23% vs 11%), estas diferencias fueron no estadísticamente significativo Aunque la tasa de mortalidad fue mayor entre las personas con VIH (28% frente a 23%), esta diferencia no fue estadísticamente significativa.

El último recuento de CD4 medido en personas con VIH no se asoció con el riesgo de muerte. Las personas con VIH no experimentaron una mayor tasa de eventos cardiovasculares o trombosis. Tres personas con VIH y una persona con VIH negativo desarrollaron neumonía bacteriana además de neumonía causada por SARS-CoV2 (infección sobre agregada), confirmada por cultivo de esputo.Cuatro murieron a pesar del tratamiento con antibióticos. La mitad de las personas con VIH que murieron (3/6) habían sido diagnosticadas con neumonía bacteriana.

Los investigadores concluyen que “el VIH no tuvo un impacto significativo en los resultados clínicos”, pero “detectamos tendencias que sugieren que los resultados pueden ser peores en pacientes con VIH”. Expresan preocupación por la neumonía bacteriana como un predictor de mortalidad en pacientes con VIH e instan a una mayor investigación sobre esta cuestión.

La serie de casos de Nueva York se puso a disposición como una preimpresión y está siendo revisada por pares, por lo que las conclusiones del estudio son preliminares.

Alemania
Doce clínicas de VIH en Alemania informaron sobre los resultados de 33 personas con VIH diagnosticadas con COVID-19 entre el 11 de marzo y el 17 de abril de 2020. Los investigadores no explican el protocolo de prueba empleado por las clínicas que condujo a la identificación de estos pacientes, por lo que no está claro si representan a todas las personas con VIH diagnosticadas con SARS-CoV2 que reciben atención de VIH en esas clínicas, o solo a los pacientes que fueron examinados para el SARS-CoV2 por iniciativa de los médicos después de entrar en contacto con la clínica.

La mayoría de los pacientes (30) eran hombres. Todos estaban en terapia antiretroviral y todos excepto cuatro tenían un recuento de CD4 superior a 350.

Tos (78%) y fiebre (67%) fueron los síntomas más comunes. Catorce personas ingresaron en el hospital y seis de estos pacientes requirieron cuidados intensivos. Seis casos fueron críticos, involucrando falla de múltiples órganos o falla respiratoria que requirió ventilación, y tres de los seis murieron. Dos casos se clasificaron como graves (neumonía grave). El resto se clasificó como leve (sin neumonía o neumonía leve).

De los 14 admitidos, diez han sido dados de alta, uno todavía se está recuperando, pero tres personas han muerto.

De los tres pacientes que murieron, uno tenía 82 años y había estado viviendo con VIH durante 28 años. Su última medición de carga viral registrada antes de COVID-19 fue de 920 copias / ml. Otro de los pacientes que falleció a los 55 años tenía un recuento extremadamente bajo de células CD4 (69 células) y una relación muy baja de CD4 / CD8 (0.06), lo que indica una inmunosupresión avanzada a pesar de 21 años de tratamiento antirretroviral. Solo uno de los tres tenía condiciones subyacentes previamente asociadas con COVID-19 (hipertensión, EPOC y diabetes tipo 2).

En general, el 60% de los diagnosticados con COVID-19 en esta serie de casos tenían al menos una comorbilidad, más comúnmente hipertensión (10 personas), EPOC (6) y diabetes (4). La edad media fue de 48 años y solo 6 de 33 casos ocurrieron en personas de 60 años o más. Un caso grave ocurrió en una mujer de 37 años y un caso crítico en un hombre de 36 años.

Los investigadores alemanes concluyen que esta serie de casos preliminares no indica un mayor riesgo de enfermedad grave o muerte por COVID-19 en personas que viven con el VIH.

“El VIH no tuvo un impacto significativo en los resultados clínicos” pero “detectamos tendencias que sugieren que los resultados pueden ser peores en pacientes con VIH”

Los investigadores también informaron sobre los regímenes antirretrovirales prescritos a las personas diagnosticadas con COVID-19. Según su estructura química, varios fármacos antirretrovirales pueden tener actividad contra el SARS-CoV2, incluidos los inhibidores de la proteasa del VIH y los análogos de nucleótidos. El inhibidor de la proteasa del VIH lopinavir / ritonavir se está probando en varios ensayos clínicos como un posible tratamiento para COVID-19, aunque los estudios preliminares han mostrado poco o ningún beneficio. El inhibidor de la proteasa darunavir, tomado por cuatro personas en esta serie de casos, no es efectivo contra el SARS-CoV2.

El análogo de nucleótido tenofovir también se ha propuesto como un tratamiento para COVID-19 o una profilaxis previa a la exposición para prevenir la infección por el SARS CoV2. Se está probando como profilaxis previa a la exposición contra la infección por SARS-CoV2 en trabajadores sanitarios españoles . Sin embargo, 22 de 33 pacientes en esta serie de casos estaban tomando tenofovir disoproxilo (TDF) o tenofovir alafenamida (TAF), lo que sugiere que no ofrece protección contra la infección.

Conclusión
Ambos grupos de investigación concluyen que la infección por VIH no aumenta el riesgo de COVID-19 grave, pero como lo señalan los médicos del Chelsea y el Hospital Westminster de Londres en una carta publicada en Lancet HIV , “se necesitan estudios diseñados y diseñados adecuadamente para sacar conclusiones sobre el efecto”. de COVID-19 en personas con enfermedades crónicas, incluida la infección por VIH “.

En particular, estos estudios no arrojan luz sobre si COVID-19 causa inmunosupresión severa que empeora los resultados o predispone a las personas a desarrollar neumonía bacteriana.

La mayor frecuencia de neumonía bacteriana en personas que viven con VIH en la serie de casos de Nueva York subraya la necesidad de vigilancia con respecto a la neumonía bacteriana en personas que viven con VIH con síntomas de COVID-19.

Referencias
Karmen-Tuohy S y col. Resultados entre pacientes VIH positivos hospitalizados con COVID-19. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.05.07.20094797v1

Härter G y col. COVID-19 en personas que viven con el virus de la inmunodeficiencia humana: una serie de casos de 33 pacientes. Infección, 11 de mayo de 2020.

Jones R y col. Jones R y col. COVID-19 en pacientes con VIH . Lancet HIV, 14 de mayo de 2020.

En: http://www.aidsmap.com/news/may-2020/no-increased-risk-severe-covid-19-people-living-hiv-vigilance-over-bacterial