Liz Highleyman

Un análisis de la cohorte más grande de personas que viven con el VIH en los Estados Unidos encontró que no tenían más probabilidades de contraer el nuevo coronavirus, y aquellos que lo hicieron no tenían más probabilidades de desarrollar COVID-19 grave, informaron investigadores la semana pasada en el  23a Conferencia Internacional sobre el SIDA (AIDS 2020: Virtual) .

“Si bien las personas con VIH tienen tasas de pruebas más altas, hasta ahora, no hemos encontrado evidencia de una mayor carga de positividad entre los examinados, ni un mayor riesgo de resultados graves de COVID-19 por el estado del VIH”, concluyeron los investigadores.

Los estudios realizados en diferentes partes del mundo generalmente han encontrado que las personas con VIH no tienen más probabilidades de contraer el coronavirus (conocido como SARS-CoV-2) o desarrollar una enfermedad grave que sus contrapartes VIH negativas. Se han observado resultados similares de COVID-19 en Londres y Nueva York . Un estudio reciente en España en realidad observó tasas más bajas de positividad y muerte por coronavirus entre las personas VIH positivas que tomaban antirretrovirales, especialmente tenofovir disoproxil fumarato / emtricitabina (los medicamentos en Truvada ), lo que llevó a los investigadores a sugerir que ciertos medicamentos contra el VIH podrían tener un efecto protector. La principal excepción hasta la fecha es un estudio de Sudáfrica que mostró una mayor mortalidad por COVID-19 entre las personas con VIH.

Con el objetivo de arrojar más sobre este tema, el Dr. Lesley Park de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford en California y sus colegas examinaron las pruebas de COVID-19 y los resultados entre las personas con y sin VIH en el Estudio de envejecimiento en la Cohorte de Veteranos.

De los 30.891 ex militares con VIH y 76.745 VIH negativos del personal militar anterior en la cohorte, 2599 (8,4%) y 4977 (6,5%), respectivamente, se sometieron a prueba de SARS-CoV-2.

Entre los evaluados, la tasa de positividad acumulativa del SARS-CoV-2 a fines de junio era aproximadamente la misma: 9.7% en el grupo VIH positivo y 10.1% en el grupo VIH negativo. Ambos grupos vieron un pico en las pruebas positivas a mediados de abril, en torno al 25%.

Mirando a las 253 personas VIH positivas y 504 VIH negativas con COVID-19, casi todos eran hombres y la mayor proporción se encontraba en el rango de edad de 60 a 69 años, seguidos por aquellos de 50 a 59 años.

Los veteranos negros, que constituían poco más de la mitad de la cohorte, tenían un 70% más de probabilidades de contraer el coronavirus que los blancos, mientras que los veteranos latinos tenían un 40% más de probabilidades. Esta disparidad fue similar para las personas con y sin VIH.

Curiosamente, tanto en los grupos VIH positivos como negativos, las personas que fumaban actualmente o se consideraba que tenían un nivel peligroso de consumo de alcohol parecían menos propensas a dar positivo en la prueba de SARS-CoV-2.

Entre los veteranos que viven con el VIH, alrededor del 80% estaban en tratamiento antirretroviral. La probabilidad de dar positivo para el SARS-CoV-2 no difirió según el uso de la terapia antirretroviral en general o clases específicas de medicamentos.

Los veteranos VIH positivos con y sin SARS-CoV-2 tenían casi la misma probabilidad de tener un recuento de CD4 de 500 células / mm 3 o más (45% y 46%, respectivamente) y tener un recuento por debajo de 200 células / mm 3 , reflejando la supresión inmune avanzada (9% y 11%, respectivamente). Se cree que la supresión inmune es un factor de riesgo para COVID-19 más grave.

Los resultados de COVID-19 también fueron similares independientemente del estado del VIH. El estudio mostró que el 34% de los veteranos VIH positivos y el 35% negativos con COVID-19 fueron hospitalizados; 14% y 15%, respectivamente, fueron ingresados ​​en una unidad de cuidados intensivos; y 6% y 8% fueron intubados para ventilación mecánica. Las tasas de mortalidad también fueron similares: 10% y 11%, respectivamente.

La tasa de positividad relativamente alta observada en este estudio puede reflejar el hecho de que las pruebas de SARS-CoV-2 han sido escasas, lo que ha significado priorizar a las personas con síntomas o contactos conocidos con COVID-19 para las pruebas. Si bien el diseño del estudio de cohorte se ajusta a muchos factores potencialmente confusos, los investigadores notaron que las personas que viven con el VIH, especialmente aquellas con mayor supresión inmunológica, pueden haberse adherido más estrictamente a la orientación de quedarse en casa que las personas VIH negativas.

“Los posibles vínculos entre el tratamiento antirretroviral y el recuento de CD4 con gravedad y progresión de COVID-19 necesitan mayor investigación”, recomendaron.

Referencias

Park LS y col. COVID-19 en la cohorte de VIH más grande de EE .UU . 23a Conferencia Internacional sobre el SIDA, resumen LBPEC23, 2020.


En: https://www.aidsmap.com/news/jul-2020/no-link-between-hiv-status-and-coronavirus-outcomes-large-us-study