Ya sea para el tratamiento o la prevención, el interés de las mujeres por los antirretrovirales inyectables varió según su relación con la inyección.

Por Heather Boerner

La mitad de las mujeres preferirían el tratamiento y la prevención del VIH inyectables. Pero una minoría significativa dijo que tampoco estaba interesada en más inyecciones. Es más, a las mujeres con antecedentes de consumo de drogas inyectables les preocupaba que recibir las inyecciones pudiera provocar un retorno al consumo de drogas no deseadas.

Estos son los resultados de un estudio cualitativo de 59 mujeres que viven con el VIH y 30 mujeres que podrían calificar para la profilaxis previa a la exposición al VIH (PrEP). Los hallazgos fueron publicados en la revista AIDS Patient Care and STDs .

El estudio surge mientras los fabricantes de medicamentos compiten por ser los primeros en comercializar medicamentos de acción prolongada para el tratamiento y la prevención del VIH.

El cabotegravir de ViiV Healthcare se está probando como inyectable mensual para la prevención en diferentes ensayos, así como para el tratamiento en combinación con rilpivirina bajo la marca Cabenuva . El cabotegravir y la rilpivirina inyectables fueron aprobados para su tratamiento en Europa el mes pasado, pero la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aún no ha aprobado Cabenuva, después de un comienzo falso en 2019.

Mientras tanto, Merck está desarrollando su nuevo medicamento antirretroviral, islatravir, como píldora semanal para el tratamiento del VIH y como inyecciones mensuales e implante para la prevención. 

A medida que las inyecciones de cabotegravir se acercan a la aprobación de la FDA, los investigadores han comenzado a preguntarse si las mujeres cisgénero y transgénero la aceptarán. Dichos estudios son importantes después de que la FDA aprobó Descovy para la prevención del VIH, pero no para personas expuestas a través del sexo vaginal, citando la falta de investigación sobre la píldora en mujeres.

Así que Morgan Philbin, PhD, de Columbia Mailman School of Public Health, y sus colegas, realizaron entrevistas en profundidad con 89 mujeres en la ciudad de Nueva York, Washington, DC, Atlanta, Chicago, San Francisco y Chapel Hill, Carolina del Norte, sobre su experiencia pasada. con inyecciones y cómo eso podría influir en su interés en recibir tratamiento inyectable o medicamentos de prevención.

Las mujeres eran en general mayores (mediana de edad 51), afroamericanas (76%), madres (78%) y aseguradas públicamente (82%). Una minoría considerable de mujeres, el 47%, tenía ingresos inferiores a 12.000 dólares al año. El estudio no identificó si las mujeres eran cisgénero o transgénero.

Dos tercios de las mujeres habían recibido inyecciones de una forma u otra en sus vidas, desde vacunas contra la gripe (72%) hasta Depo-Provera para anticoncepción (27%) y otros medicamentos para la diabetes u otras afecciones (62%). Más de la mitad de las mujeres (55%) había consumido alguna vez drogas ilegales, pero solo el 15% de ellas tenía antecedentes de consumo de drogas inyectables; solo una mujer informó que actualmente se inyecta drogas. Casi una de cada cinco de las mujeres (19%) recibió inyecciones regulares de medicamentos.

En general, la mitad de las mujeres que viven con el VIH y el 58% de las mujeres que eran candidatas a la PrEP expresaron interés en utilizar un medicamento de acción prolongada. Pero esos hallazgos se desglosaron por su historial con inyecciones:

  • Las mujeres con experiencia limitada en inyecciones de medicamentos, como anticonceptivos o para controlar enfermedades, tenían pocas preocupaciones sobre el tratamiento o la prevención del VIH inyectable de acción prolongada.
  • Las mujeres que con frecuencia tenían que inyectarse ellas mismas para controlar la diabetes u otras afecciones no estaban interesadas en recibir más inyecciones, incluso para el tratamiento o la prevención del VIH de acción prolongada.

Cuando se trataba de mujeres que se habían inyectado alguna vez o en la actualidad drogas recreativas, las respuestas fueron más variadas. Algunos rechazarían los antirretrovirales de acción prolongada por temor a volver a consumir drogas inyectables. Pero otros, incluida la única mujer que se inyectaba drogas, tenían pocas preocupaciones.

“Estos hallazgos divergentes son consistentes con investigaciones recientes que encontraron que algunas personas que antes se inyectaban drogas veían los inyectables de acción prolongada como un desencadenante potencial, mientras que otras estaban menos preocupadas debido a su experiencia con las agujas”, escribieron Philbin y sus colegas. “Por lo tanto, los proveedores deben considerar la historia y las percepciones únicas de cada paciente al decidir entre inyectables de acción prolongada y píldoras diarias”

En: https://www.poz.com/article/women-board-injectable-hiv-meds