La OMS ha expresado su preocupación por el hecho de que algunas personas no mantengan el distanciamiento físico, advirtiendo que las mascarillas por sí solas no pueden proteger contra la propagación del coronavirus.

Maria Van Kerkhove, epidemióloga y líder técnica de la OMS para el coronavirus, aseguró que usar mascarillas por sí solo no es suficiente para protegerse contra la propagación del coronavirus, y expresó su preocupación de que las personas se están volviendo demasiado laxas en mantener el distanciamiento físico. Mascarillas, distanciamiento y lavado de manos. “Hazlo todo”, dijo.

Test a asintomáticos

Por otra parte, Van Kerkhove afirmo que, cuando se investiguen los grupos de COVID-19, “es posible que las pruebas deban ampliarse para buscar individuos que se encuentran en el extremo más leve del espectro o que de hecho pueden ser asintomáticos”.

Así, la encargada en la OMS de la dirección técnica de la lucha contra la pandemia señaló que la agencia recomienda que “los contactos, si es posible, se examinen, independientemente del desarrollo o no de síntomas”.  

“Sabemos que las personas que tienen síntomas lo transmiten (el virus) y que las personas que no tienen síntomas también pueden hacerlo”, aclaró. 

Subrayó la importancia de estos test, que deben “utilizarse como una oportunidad para encontrar casos activos, para que puedan aislarse y también se pueda realizar la trazabilidad de contactos”.  

Schweiz Genf | Maria van Kerkhove, WHO (picture-alliance/dpa/Keystone/F. Coffrini)

​​Maria van Kerkhove

Van Kerkhove aseguró, además, que los países tienen la libertad de adaptar su guía de pruebas a sus necesidades individuales y es fundamental la rapidez con la que los países obtienen resultados. Definir los casos activos para que puedan aislarse y permitir el rastreo de contactos “es realmente fundamental para romper las cadenas de transmisión”, dijo.

Los comentarios se producen después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE. UU. dijeron esta semana que las personas expuestas al COVID-19, pero que no presentan síntomas, tal vez no necesiten hacerse la prueba, lo que sorprendió a médicos y políticos y provocó acusaciones de que la guía tenía motivaciones políticas.

El presidente Donald Trump ha considerado de manera repetida que su país debería hacer menos controles, al juzgar que las pruebas daban una mala imagen de la gestión de la pandemia. Estados Unidos registra 5,8 millones de contagios y casi 180.000 muertes.