Por Alicia Ault

El 31 de marzo, poco después de que la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) autorizara el uso de emergencia de plasma de pacientes recuperados con COVID-19, Marisa Leuzzi se convirtió en la primera donante en un centro de la Cruz Roja Americana . Esperaba que pudiera ayudar a su tía, Renee Bannister, que estaba empeorando después de 3 semanas en ventilación en el Hospital Virtua en Voorhees, Nueva Jersey.

Once días después de recibir el plasma, Bannister fue desconectada del ventilador y ahora está despierta y hablando, dijo la portavoz de la Cruz Roja, Stephanie Rendon.

Aunque los casos son anecdóticos está aumentando la demanda de la terapia, que se puede proporcionar a través de un programa de acceso ampliado liderado por la Clínica Mayo, respaldado por la FDA, y el plasma pagado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Pero si bien este programa recopila datos de seguridad y resultados, no es un ensayo aleatorizado y controlado.

Otros, sin embargo, están persiguiendo esos datos. Al menos una docena de investigadores están estudiando el potencial uso del plasma, tanto como tratamiento como si podría actuar como sustituto de una vacuna hasta que se desarrolle una.

“Una de las cosas que no quiero que sea este es el sabor del mes”, dijo a Medscape Medical News Shmuel Shoham, MD, profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins .

Shoham, investigador principal de un estudio que evalúa plasma convaleciente para prevenir la infección en individuos de alto riesgo, dijo que algunos médicos, desesperados por cualquier tratamiento, han probado terapias potenciales como hidroxicloroquina y remdesivir sin evidencia de seguridad o eficacia en COVID-19.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) dijeron recientemente algo similar para el plasma de convaleciente, que “no hay datos clínicos suficientes para recomendar a favor o en contra” de su uso para COVID-19.

Pero el plasma es prometedor, según el profesor de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, Arturo Casadevall, MD, en Baltimore, Maryland, y Liise-anne Pirofski, MD, profesora del Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York. Presentan el caso del plasma convaleciente en un artículo publicado en línea el 13 de marzo en el Journal of Clinical Investigation . La terapia pasiva de anticuerpos, escriben, se ha utilizado para detener la poliomielitis, el sarampión , las paperas y la gripe , y más recientemente ha mostrado cierto éxito contra el SARS-CoV-1 y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS).

“La atracción especial de esta modalidad de tratamiento es que, a diferencia de las vacunas o los fármacos recientemente desarrollados, podría, en principio, estar disponible muy rápidamente”, dijeron investigadores del Proyecto Nacional de Plasma Convaleciente COVID-19 , que incluye médicos y científicos de 57 instituciones en 46 estados. Pero donde el principio se desvía de la realidad está en la disponibilidad del plasma mismo, y los donantes son escasos.

Con el objetivo de prevenir la infección
Hasta el momento, la FDA ha aprobado 12 ensayos de plasma, incluido el de Shoham, y los ensayos clínicos de NIH, en el que se incluyen más de dos docenas de estudios de plasma de convalecencia en los Estados Unidos y en otros lugares.

La mayoría son ensayos de un solo brazo para determinar si una infusión puede disminuir la necesidad de intubación o ayudar a las personas con un ventilador a mejorar. Otros dos, uno en Johns Hopkins y otro en el Hospital de Stanford están investigando si el plasma convaleciente podría usarse antes de que aparezca la enfermedad grave.

“Un principio general de la terapia pasiva de anticuerpos es que es más eficaz cuando se usa para la profilaxis que para el tratamiento de la enfermedad”, escriben Casadevall y Pirofski.

Aleatorizado, doble ciego de Stanford estudio evaluará regularmente en comparación con plasma de convalecientes de pacientes de urgencias, que no son lo suficientemente enfermos como para requerir hospitalización.

El ensayo Johns Hopkins, que tiene como objetivo proteger contra la infección en primer lugar, comenzará en Johns Hopkins y en hospitales afiliados a Hopkins en Maryland, dijo Shoham. Espera que eventualmente se expanda en todo el país y dijo que esperan inscribir a los primeros pacientes pronto.

En: https://www.medscape.com/viewarticle/931051