Por Molly Walker, editora adjunta de MedPage today 

Investigadores británicos encontraron que tanto la vacuna Pfizer como la AstraZeneca COVID-19 mostraron efectividad sobre la llamada variante india.

Dos dosis de la vacuna de Pfizer mostraron una eficacia del 87,9%, mientras que dos dosis de AstraZeneca mostraron una eficacia del 59,8%, informó Jamie Lopez Bernal, PhD,  of Public Health England en Londres y sus colegas en un manuscrito preimpreso en línea.

La efectividad de la vacuna con una sola dosis contra B.1.617.2 fue igualmente baja para ambas vacunas, al 33%.

 “Es el primer estudio del que tenemos conocimiento que informa sobre la efectividad de la vacuna contra la variante B.1.617.2”.

 Utilizaron un estudio de casos y controles de prueba negativa, con datos sobre el estado de vacunación hasta el 16 de mayo de 2021 y las pruebas de PCR desde el 26 de octubre de 2020 hasta el 16 de mayo de 2021. Luego utilizaron la secuenciación del genoma completo o un ensayo proxy (resultado positivo o  negativo en la diana del gen de la espiga) para identificar tanto la variante B.1.617.2 como la variante B.1.1.7 (la denominada variante del Reino Unido).

 Los efectos de la vacuna se definieron como el inicio de los síntomas hasta 21 días después de la primera dosis y 14 días después de la segunda dosis (dos dosis).

 En total, se secuenciaron 12.675 casos, 11.621 de los cuales fueron B.1.1.7 y 1.054 fueron B.1.617.2.  Los casos con B.1.617.2 tenían una proporción más alta de mujeres y origen étnico “indio o indio británico” o de “otro origen asiático”, así como una proporción más alta de viajes al extranjero y casos más recientes.

 La eficacia de la vacuna combinada fue del 51,5% para la variante B.1.1.7.  Sin embargo, después de dos dosis de la vacuna Pfizer, la efectividad contra B.1.1.7 fue del 93,4% en comparación con el 66,1% con dos dosis de la vacuna de AstraZeneca.

 La caída en la efectividad de la vacuna pareció ser mayor con la vacuna de AstraZeneca en comparación con la de Pfizer.

 “Estos hallazgos sugieren una modesta reducción en la efectividad de la vacuna”, escribieron los autores.  “Sin embargo, se observó un efecto claro de ambas vacunas con altos niveles de efectividad después de dos dosis”.

 Las limitaciones de los datos incluyen que este fue un estudio observacional, por lo que son posibles factores de confusión no medidos, como las diferencias en las poblaciones que recibieron cada vacuna.  También señalaron que la baja sensibilidad o especificidad de las pruebas de PCR podría haber clasificado erróneamente a las personas como positivas o negativas.