Timothy Ray Brown, la primera persona que se curó del VIH, murió hoy, martes 29 de septiembre de 2020. Transmitió mensajes de esperanza para la comunidad del VIH a través de las redes sociales y entrevistas hasta casi el final de su vida. El fallecimiento fue anunciado en su página de Facebook por su pareja, Tim Hoeffgen.

Timothy murió después de una batalla contra la leucemia, el cáncer que fue el catalizador de un trasplante de células madre en 2008 que limpió su cuerpo del VIH mediante el uso de un tipo de donante de sangre que era genéticamente inmune a la infección por VIH. Desde el trasplante, el VIH nunca se volvió a encontrar en su cuerpo.

La leucemia resurgió este año, lo que llevó a Timothy a una hospitalización durante varios meses esta primavera. Fue dado de alta para cuidados paliativos hace dos meses. Murió en su casa de Palm Springs, California, con su pareja, Tim Hoeffgen, y amigos cercanos a su lado.

El heroísmo a veces se describe como hacer algo cuando no tienes otra opción. Escuchas eso todo el tiempo de personas que corren hacia edificios en llamas o muestran valentía en un momento de crisis. “Hice lo que cualquier otra persona hubiera hecho”, dirá un héroe recién creado. Tal vez. No siempre.

Timothy Ray Brown tuvo una opción. Pudo haber permanecido completamente anónimo cuando fue identificado solo como “el paciente de Berlín” en 2008, cuando se anunció su caso como la primera persona efectivamente curada del VIH. Pasarían dos años antes de que Timothy se presentara porque, como dijo en ese momento y en muchas ocasiones desde entonces, “no quiero ser el único que se cure”.

Al optar por despojarse de su privacidad, Timothy se convirtió en objeto de gran interés en todo el mundo. Su revelación puso rostro a la promesa de una cura para el VIH y lo elevó al estatus de héroe en la comunidad del VIH, al mismo tiempo que planteó enormes exigencias a Timothy y su pareja, Tim Hoeffgen, durante la última década.

Tuve el placer de conocer a Timothy Ray Brown, así como a su pareja, Tim. Ambos son hombres enormemente amables, llenos de gratitud y humildad. Han respondido a cientos de invitaciones de grupos comunitarios e investigadores científicos de todo el mundo. Eso puede sonar glamoroso, sí, pero también fue agotador. Timothy probablemente dijo “sí” muchas veces cuando podría haber dicho “no”.

Una vez que quedó claro que Timothy no tenía VIH, se convirtió en un defensor de la profilaxis previa a la exposición (PrEP), la píldora diaria que previene la infección por VIH. Imagínese, un hombre que soportó dificultades físicas inimaginables y que luego usa su propia supervivencia para ayudar a otras personas a evitar la transmisión del VIH.

Tomar esas decisiones, y el desinterés que debe acompañarlo, es mucho más difícil de lo que parece.

Descansa, buen amigo nuestro, y gracias. Eres un héroe, en todos los sentidos de la palabra.


En: https://marksking.com/my-fabulous-disease/timothy-ray-brown-has-died-of-cancer/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=timothy-ray-brown-has-died-of-cancer