Por Heather Boerner

Docenas de tipos de virus del papiloma humano (VPH) pueden vivir en el tracto genital humano, y tener uno o más de ellos aumenta dos veces y media el riesgo de que las mujeres adquieran el VIH, según los resultados de un estudio publicado en la revista AIDS.

Los resultados provienen de un análisis de las pruebas de Papanicolaou de mujeres VIH negativas que participaron en un ensayo clínico internacional de un gel de prevención del VIH. Las 138 mujeres que contrajeron el VIH tenían una edad promedio de 23 años. Cada una de ellas fue emparejada, según la edad, el país y si habían tenido relaciones sexuales a cambio de dinero, con tres mujeres que no contrajeron el VIH.

En total, el 84% de las mujeres que contrajeron el VIH tenían alguna cepa del VPH; El 65% de las mujeres que no contrajeron el VIH también tenían VPH, lo cual tiene sentido, considerando que la mayoría de las personas sexualmente activas estarán expuestas al VPH en su vida. Los tipos de VPH de alto riesgo (los que pueden causar cáncer de cuello uterino, genital, anal u oral) se asociaron más fuertemente con la adquisición del VIH que los tipos de bajo riesgo. Si bien tener cualquier tipo de VPH se asoció con un mayor riesgo de contraer el VIH, tener cuatro o más cepas de VPH se asoció con el riesgo más alto: un aumento de cuatro veces.

La buena noticia es que si esas mujeres hubieran recibido la vacuna contra el VPH Gardasil 9, que protege contra nueve tipos de VPH que pueden causar cáncer o verrugas genitales, podría haber prevenido el 60% de esas transmisiones del VIH.

“Esto sugiere que la vacunación generalizada contra el VPH puede tener el potencial de reducir el riesgo de VIH en un entorno de alta carga”, escribieron Gui Liu, PhD, del Centro de Investigación Clínica de la Universidad de Washington, y sus colegas.